Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Higuaín, cuestión de madridismo

  • "Higuaín aporta algo que el Kun nunca tendrá: madridismo"
Jaime de Carlos - La Opinión
Jaime de Carlos - La Opinión Jaime de Carlos - La Opinión

Un verano más, el madridismo lee en la prensa que el Real Madrid valora la posibilidad de vender a Gonzalo Higuaín. ¿Por qué? ¿Qué ha hecho mal el argentino para ser 'carne' de traspaso en este mercado de fichajes estival? ¿Acaso no ha demostrado en sus cuatro años en Madrid que es un futbolista que, como diría Florentino Pérez, ha nacido para jugar en este club? ¿Es necesario vender al titular de la selección argentina en el último Mundial para traer a su suplente (Agüero)? Muchas preguntas y tan sólo una certeza: el Real Madrid cometería un grave error si deja irse al 'Pipita'.

No dudo de la calidad de Agüero, desde luego. De hecho, es posible que el todavía rojiblanco sea mejor jugador que Gonzalo Higuaín. Pero el '20' merengue aporta algo que el Kun nunca tendrá: madridismo. Tan sencillo como eso. El 'Pipita' llegó a Madrid en diciembre de 2006 con 19 años recién cumplidos tras disputar un puñado de partidos en el River Plate. Su juventud no ayudó y sus primeros seis meses no fueron fáciles en la capital de España, pues solo logró marcar un par de goles. De hecho, se le llegó a acusar de fallar mucho de cara a la portería rival.

Pero con la llegada de Schuster al banquillo todo empezó a cambiar para el argentino. Poco a poco fue demostrando que tras la apariencia de un jugador frágil había un 'matador' de área, un futbolista con el gol en la sangre. Nueve, veinticuatro y veintinueve fueron la cifra de goles en sus siguientes temporadas. Números, sin duda, de crack. El problema era que, por muy bien que lo hiciera, Higuaín no tenía (ni tiene) el carisma de las grandes estrellas. No posee la personalidad de Raúl, ni el hambre casi obsesiva de Cristiano. Simplemente, él calla y trabaja. Responde con goles. Pero eso parece que no es suficiente.

No es suficiente porque hay un pequeño problema que reside en su fichaje. Higuaín fue una contratación de Ramón Calderón, del anterior presidente del club. Por ello, a Florentino le cuesta ver a Higuaín como suyo, tal y como hace con Benzema. El presidente considera al francés como una apuesta personal, tal y como se pudo apreciar con su celebración del gol marcado en Gerland. Higuaín, en cambio, es cosa de un proyecto previo, de un período del Real Madrid que a Florentino no le gusta recordar. De ahí que, año sí, año también, su futuro parezca estar en la cuerda floja.

 

Y esta temporada más, pues el delantero ha estado de baja durante varios meses tras operarse en diciembre de una hernia discal. Para el mes de abril Higuaín ya estaba listo, pero más allá del hat-trick en Mestalla, el argentino ha demostrado que no ha logrado ser el mismo de antes de la lesión. En las últimas semanas de temporada se le ha visto falto de chispa y ritmo, algo que se espera que demuestre tener ya en la próxima Copa América. Pero, mientras tanto, las dudas se cernirán sobre él y su futuro.

Sin embargo, la trayectoria de Higuaín en este club merece un respeto. No hay que olvidar que el albiceleste fue el protagonista de las dos últimas Ligas de este club, marcando goles muy importantes en ambas. Además, su garra y entrega en el campo, no exenta de calidad, son la mejor plasmación en el campo de los valores de este club. Por eso, por muy buenos que sean los delanteros que se quieren fichar, el Madrid debe asegurarle un sitio en su plantilla a jugadores como él. Porque Higuaín es patrimonio del madridismo y la afición lo tiene muy claro. El 'Pipita' no se vende.

Puede seguir a Jaime de Carlos en Twitter: @wordsentinel

Puede seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información