Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Pepe: sangre, sudor y lágrimas

  • "El madridismo estará siempre con Pepe porque defiente la camiseta blanca con sangre, sudor y lágrimas. Y lo que pasó el domingo no ha hecho más que elevar al portugués aún más a la categoría de héroe"
Diego Vargas - La Opinión
Diego Vargas - La Opinión Diego Vargas - La Opinión

Lo que a Pepe le ocurrió el pasado domingo ante el Valencia ha servido en cierto modo de alguna utilidad. El madridismo ha podido comprobar de primera mano las reacciones de los aficionados rivales ante el susto que dio el portugués. Gente incivilizada la hay en todas partes, por desgracia, y seguro que a nadie le sorprende que entre los antimadridistas hubiera quien se sintiera feliz con el dolor del central. Sin embargo, no sabía que el madridismo estuviera tan solo incluso en momentos tan dramáticos...

Los que vimos en directo a Pepe y a Casillas tumbados en el suelo, en el caso del portero sin moverse, vivimos con el corazón en un puño varios minutos, exactamente hasta que los dos comenzaron a dar señales de encontrarse bien. Cuando ambos terminaron la primera mitad del encuentro sobre el césped nadie se esperaba que la cosa iba a ir a mayores y que el portugués tendría que pasar la noche en la UVI. Al final, parece que todo ha terminado con final feliz, pero las consecuencias de ese choque podrían haber sido mayores, aunque a todos los que se mofaron de Pepe seguramente eso les da igual.

Es tal la envidia, el odio y rencor que sienten hacia el portugués por su historial que ni siquiera con su vida en juego se dignaron a dar una sola muestra de apoyo. Más bien todo lo contrario. Me parece de muy mal gusto que personas que se vanaglorian de buena educación y valores aprovechen situaciones como éstas para hacer daño. El fútbol es un deporte pasional y muchas veces se dicen o se hacen cosas en caliente que no se corresponden, pero en el caso de Pepe los comentarios duraron hasta mucho tiempo después del encuentro, y se vienen sucediendo desde hace mucho tiempo, con mayor o menor criterio. Para todos aquellos que disfrutaron (y esto va por todos los que disfrutan con las desgracias personales ajenas en general), simplemente les pido que recuerden que esto no es más que un deporte.

Estoy convencido de que ningún madridista de bien se alegró de la enfermedad de Abidal o de la lesión de Villa. No se es más aficionado de un equipo por alegrarte de las desgracias del rival, y el que lo haga está completamente equivocado. Yo, sinceramente, prefiero ganar contra los mejores, con todas las de la ley y con todos los rivales enteros. Que su infelicidad no sea más que fruto de las derrotas cosechadas en el campo. Respecto a Pepe, el madridismo estará siempre con él porque defiende la camiseta blanca con sangre, sudor y lágrimas. Y lo que pasó el domingo no ha hecho más que elevar al portugués aún más a la categoría de héroe. Al que no le guste, que se vaya a tomar Fanta.

 

Puedes seguir a Diego Vargas en Twitter: @ddeagol

Puedes seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información