Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Barça tiene al enemigo en casa

  • "El fichaje de Guardiola por el Bayern y el anuncio de la marcha de Valdés han creado un efecto desestabilizador en el eterno rival"
Diego Vargas - La Opinión
Diego Vargas - La Opinión Diego Vargas - La Opinión

Seguramente sea demasiado pronto para analizar las consecuencias que pueden tener para el Barcelona dos noticias que han arrasado en los telediarios esta semana: el fichaje de Guardiola por el Bayern apenas unos meses después de dejar 'tirado' al club catalán y la negativa de Víctor Valdés a renovar con el cuadro azulgrana. Ambos asuntos parecen no haber sentado bien en el vestuario azulgrana. ¿El resultado? Un empate en Málaga y una derrota en Anoeta. ¿Estamos a tiempo aún de vivir emoción en esta Liga?

Es complicado decir que hay Liga cuando el líder se encuentra a 18 puntos (con un partido más) del Real Madrid. Los hombres de Mourinho deben tomarse con filosofía el campeonato, intentar sumar el máximo de puntos posible para demostrar que a este equipo le corre sangre por las venas. Mestalla es el primer paso para intentar meter algo de presión, aunque sea muy poquita, al Barcelona. Sabemos que es una empresa muy difícil, por no decir imposible (no sólo deportivamente, sino por todo lo que rodea a la Liga). Pero peores cosas se han visto, y lo que no se puede hacer es tirar por el retrete las pocas opciones que pueda brindar el Barcelona. Dando prioridad a Champions y Copa, hay que pelear todos los puntos de la Liga.

Para empezar, creo que al Barcelona no le va a sentar nada bien el caso Valdés, al igual que tampoco le ha sentado nada bien la noticia del fichaje de Guardiola por el Bayern. Ambas cosas han creado un efecto desestabilizador en el eterno rival que ha desembocado en un empate ante el Málaga en Copa del Rey y una derrota ante la Real Sociedad en Anoeta. Dos malos resultados para un equipo en el que todo se veía de color de rosa hasta hace apenas una semana. Puede que esta mala racha culé termine en La Rosaleda esta semana, o puede que no. Si Pellegrini echa una mano al cuello a Tito y los suyos y los echa de la Copa podemos encontrarnos con un escenario muy distinto.

Salvando las distancias, el Real Madrid vivió una situación muy parecida a la del actual Barcelona el primer año tras la marcha de Vicente Del Bosque. Con una ventaja importante en Liga, en la final de Copa del Rey y en cuartos de final de la Champions, el equipo que dirigía Carlos Queiroz jugaba como los ángeles y parecía predestinado a ganarlo todo. Pero un mal día la cosa se torció y el Madrid perdió la final de Copa ante el Zaragoza; más tarde, el Mónaco de Morientes le despidió de la Champions y el Valencia acabó remontando una Liga que parecía imposible. El Real Madrid se quedó con cara de tonto después de que muchos le dieran por tricampeón con meses de antelación. La pregunta es... ¿Podría pasarle esto al Barcelona? De momento, Guardiola y Valdés han generado dudas. El enemigo en casa.

 

Puedes seguir a Diego Vargas en Twitter: @ddeagol

Puedes seguir a Defensa Central en Twitter: @defcentral

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información