Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los menos educados aguaron la fiesta

En un acto de semejantes proporciones como la presentación de ayer de Ronaldo, todo el mundo debe tener claro que debe seguir unas reglas para que todo marche correctamente. El club había puesto todas las medidas de seguridad pertinentes (había más vigilantes que en el último R.Madrid-Barcelona), pero unos cuantos de los menos educados quisieron tocar de cerca a Cristiano. Al final, debido a unos pocos, la fiesta terminó antes de tiempo y el resto de los 80.000 aficionados que se congregaban tuvieron que abandonar el Bernabéu antes de tiempo. Un pequeño lunar que no empañó para nada la presentación, pero que podía haberse evitado si hubiese un poco más de respeto.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información