Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Siete y dos del Siete

  • Raúl rompe el maleficio con dos tantos y deja un golazo de cuchara para tapar bocas. Van der Vaart, soberbio, hizo otros tres en un encuentro en el que el Madrid apenas se despeinó
Miguel Queipo de Llano - La Crónica Miguel Queipo de Llano - La Crónica

Raúl ha vuelto. El capitán tapó como siempre ha hecho, a base de goles, las críticas por su preeminencia a la hora de ser titular. Dos goles, uno con la misma cuchara que solía emplear para rebanar rivales antaño, y el Bernabéu rejuvenecido. El Siete ha vuelto y el madridismo, o buena parte de él, vuelve a ser feliz porque esta temporada le necesitamos. Junto a él, un sublime Van der Vaart, tres goles y la sensación de que está creciendo, aunque aún le cuesta participar de verdad en la construcción del juego. Siete goles, pero no fueron las cosas al principio tan fáciles, apenas quince minutos, como el rotundo marcador final.

VAN DER SÚPER.

"Al que va de romería pésa-y a otru día". El refrán asturiano, el equivalente en bable del castellano "noches alegres, mañanas tristes", se le puede aplicar sin ánimo de ofender al Sporting. Los de Preciado salieron al campo valientes, sin denotar la lacería apremiante de puntos del equipo, pero se llevaron un cerro de goles que pudo ser aún más voluminoso, hasta completar una miriada.

Porque en el primer cuarto de hora el Sporting no dejó maniobrar al Real Madrid y el Bernabéu, medio desangelado, de repente se vio afectado por el sonido del viento. Los rojiblancos mostraron una excesiva hosquedad hacia los blancos: no es que llegaran con demasiado peligro, por supuesto, pero el partido no comenzó pintando demasiado bien. Hasta que apareció la lijadora de Diarra, que no es un rapsoda pero sí un muy buen mediocentro. Recuperó un balón sin necesidad de sacar la cizalla gracias a su dominio de la posición medianera, se lo centró a De la Red, éste elevó sobre un Raúl que apenas lo acarició con los rizos y Van der Vaart, con la bayoneta calada como siempre, fusiló a placer a Sergio García: imparable.

HIGUAÍN SIGUE A LO SUYO.

El partido pese a todo no cambió el guión, con ambos equipos repartiéndose la posesión hasta que Van der Vaart dejó una joya: De la Red centró desde la línea de fondo y el holandés improvisó un taconazo que podría ser un perendengue pero que fue un golazo. Fue una excelsitud sublime del nuevo 23 madridista: al poco de empezar la segunda parte aprovechó una dejada de Raúl para fusilar el tercero en su cuenta, el cuarto del Madrid, porque el que supuso el tercero fue de un Higuaín que se ha hombreado a base de goles, que al final ha resultado ser lo suyo, y tal vez de peluquería, su nuevo aspecto le hace algo más fiero.

El quinto lo fusiló Robben, ante la falta de poder oclusivo de la zaga sportinguista hasta para tapar al único delantero en una jugada a la contra: Van der Vaart le centró a la carrera, el extremo se subió a la moto, le sacó cinco metros en una carrera de diez a los zagueros, regateó al meta rojiblanco y remató a puerta vacía. Kike Mateo logró que todo el mundo viera que Casillas no estaba viendo el partido con un espadel, sino de pie: logró batirle tras buena jugada de Barral, que cumplió su juego de debutar por fin en el Bernabéu.

Pero quedaba la explosión de Raúl, muy de los suyas, "Atrapado en el Tiempo", ya saben. Harto de que durante la semana se haya hablado más del bonus que le permite ser titular y que desveló Schuster, él mejor que nadie sabe que sólo sobrevivirá a base de goles. Y sus compañeros, también. El primero fue de rebote, vale, pero la alharaca con la que se celebró la pérdida de su virginidad esta temporada tanto entre la plantilla como entre el cuerpo técnico y la afición fue por algo: el Siete será el Siete hasta que él quiera. No era suficiente ese gol para volver, no. Todo el madridismo retrocedió al menos cinco años en el tiempo al presenciar poco después la cuchara que cerró la goleada. El siete al Sporting lo redondeó el Siete. Habrá que empezar a creer en esto de la numerología...


LA FICHA DEL PARTIDO

7 - Real Madrid: Casillas; Miguel Torres, Pepe, Cannavaro, Marcelo; De la Red, Diarra (Javi García 54"), Van der Vaart; Higuaín (Saviola 60"), Raúl y Robben (Drenthe 67").

1 - Sporting: Sergio Sánchez; Raúl Camara (Neru 46"), Colin, Iván Hernández, Canella; Michel, Diego Camacho, Pedro (Morán 56"), Diego Castro (Maldonado 46"), Kike Mateo; y Barral.


Goles

1-0 (18"): Diarra recupera un balón, se lo cede a De la Red, Raúl prolonga su pase de cabeza y, a botepronto, Van der Vaart fusila a Sergio Sánchez con la zurda.

2-0 (33"): Tremendo lujo de Van der Vaart, espectacular taconazo a centro de De la Red.

3-0 (37"): Jugada de Robben por la izquierda y su pase de la muerte lo remata Higuaín con la derecha.


4-0 (47"): Tiki-taka madridista en el área del Sporting, Raúl deja le balón casi en la frontal y Van der Vaart, con la zurda, la coloca a la derecha de Sergio Sánchez.

5-0 (51"): Robben en velocidad y tras un gran pase de Van der Vaart elude a la defensa y a Sergio Sánchez para redondear la manita.

5-1 (53"): Jugada de Barral y Kike Mateo, llegando en solitario desde atrás, fusila a Casillas.

6-1 (59"): Enorme zurdazo de Robben, paradón de Sergio y Raúl, a placer, rompe el maleficio.

7-1 (65"): Saviola le deja el balón a Raúl y éste, de cuchara, remata el siete.




Árbitro: Rodríguez Santiago, castellano-leonés.

Incidencias: Estadio Santiago Bernabéu. Unos 65.000 espectadores.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información