Ir a versión clásica Ir a versión móvil
21 septiembre 2016

La decisión que cambió la vida de Kiko Casilla

  • El portero tuvo que elegir entre seguir jugando al fútbol o comenzar una carrera en el Voleibol
Casilla en un partido con el Madrid Casilla en un partido con el Madrid
Casilla
Enrique Martínez Enrique Martínez

Kiko Casilla fue uno de esos chavales a los que se le daba especialmente bien el deporte. Su coordinación y su físico (con 13 años ya medía 1,83) le permitían destacar en varias disciplinas.

Según apunta La Razón, cuando Casilla apenas era un chaval y jugaba en el equipo de su pueblo, el Alcover, le ofrecieron al posibilidad de dejar el fútbol y centrar su carrera en el Voleibol. Su hermano era internacional con la selección y jugaba en Soria, por lo que era algo que el actual portero del Real Madrid lleva en la sangre. Un centro de alto rendimiento le ofreció perfeccionar su juego de Voleibol. 

Sus padres no vieron con malos ojos esta posibilidad. El Nastic de Tarragona se interesó en él, pero la familia de Casilla veía muchas dificultades en llevar a su hijo de Alcover a Tarragona tres veces por semana para que Kiko pudiera entrenar. De ahí que la opción de que se dedicara al Voleibol fuera la preferida por las personas más cercanas al cancerbero merengue. 

Pero el club catalán apostó fuerte por él e incluso los días que los padres de Kiko no podían llevarlo a entrenar, un directivo del Nastic se ofreció a pagarle el taxi. Finalmente, aceptaron fichar por el conjunto de Tarragona y rechazar la opción del Voleibol. Tres meses después de todo aquello, llegó el Real Madrid y se hizo con los servicios del hoy portero titular del conjunto blanco.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información