Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Madrid de Juande ilusiona y...gana

  • Los blancos se impusieron por 3-0 gracias a un buen partido de Robben y Raúl. Ahora a pensar en el clásico ante el Barcelona.
Real Madrid 3-0 Zenit, la crónica
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

El Real Madrid venció y convenció (3-0) en el estreno de Juande Ramos en el banquillo blanco. El equipo madridista dejó su portería a cero y desplegó un juego ofensivo brillante encabezado por Robben y Raúl. Ahora queda pensar en el Barcelona.

Juande Ramos tiene cierta alergia al banquillo. Desde el primer momento, el entrenador blanco quiso inmiscuirse tanto en el trato y el trabajo con los suyos que, sólo, le faltó ponerse a estirar con los futbolistas. Juande es un técnico tan cercano a los jugadores que mientras éstos realizaban el calentamiento previo, el manchego no paró de darle a la sin hueso. Una diferencia manifiesta con su predecesor. Además, durante el partido, Juande recordó al estilo Capello. Inquieto, gesticulador y en todo momento activo. Atrás quedaron los tiempos del acurrucamiento en la tabla del banco del Bernabéu.

Futbolísticamente poco que comentar. O mucho. Según se mire. El mítico doble pivote volvió al césped del Bernabéu personificado en las figuras de Guti y Gago. Ese caparazón ‘tortuguero’ que Juande considera imprescindible sirve de vía de escape para el juego por las bandas. Unas alas de águila, que es lo que busca el nuevo técnico. Con la mejor versión de Robben gambeteando por uno y otro costado, el público que compró entradas de las zonas laterales del estadio vio recompensado, por fin, su esfuerzo económico. El sudor de los extremos volvía sobre el Bernabeu. Además, Salgado pareció rejuvenecer cinco años, llegando hasta la línea de fondo como en aquel mítico partido disputado en Italia con la selección española en la que se le bautizó como ‘il due’.

El juego con bandas provoca opciones diferentes. El atolondramiento que, habitualmente, rodea los partidos del Madrid, desapareció por momentos. Un centro de Van Der Vaart, que volvió a parecerse al jugador que llegó del Hamburgo, encontró en Malafeev, portero del equipo ruso, la mejor definición de su propio nombre, al intentar blocar el balón al más puro estilo circo del sol. El malabarismo le salió tan mal al portero moscovita que Raúl, intentando tapar la carcajada provocada por tan irrisorio fallo, no tuvo más remedio que hacer que la jugada se viera por toda Europa anotando el primer gol del partido.

ROBBEN Y RAÚL, MANO A MANO

Mientras Juande y los suyos cumplían con su trabajo, el Bernabeu ya rumiaba una idea. Ramón Calderón debía ir a la R.F.E.F y pedir el indulto para Robben de cara al derbi del sábado. Lo del holandés fue de traca. Rápido como un gamo, generoso como una ONG y efectivo como el que más. Este es el Robben por el que el Madrid pagó 36 ‘kilos’. Un pase de Raúl, milimétrico a más no poder, encontró en los pies de Robben el acomodo necesario. El holandés se presentó al cuero: “Hola soy Robben, y quiero que beses aquellas redes”, le enjuició. Como si del genio de la lámpara se tratara, el balón completó una trayectoria, en primer lugar ascendente y posteriormente, de descenso, que acabó dentro de la portería rusa. Partido finiquitado y Robben reivindicando cualidades.

Raúl no quiso ser menos que su compañero. En un calco de la jugada anterior, pero invirtiendo los papeles, Robben le proporcionó una asistencia de tal calibre a Raúl que éste no tuvo más remedio que marcarlo. Raúl miró, pisó, recibió, tumbó al portero con un amago de vista y utilizó esa famosa puntera que hizo tan famosa aquel chaval de 17-18 años para deleitar a un público necesitado de detalles de calidad y alegrías.

La suficiencia del marcador permitió a Juande ensayar cosas de cara al partido ante el Barcelona. Metzelder de lateral derecho. Salgado en el izquierdo y, lo que es más importante, la suerte volvió a sonreír al Real Madrid. Los rusos del Zenit estrellaron dos balones en los palos cuando Dudek se veía con el balón en la espalda. Hasta en eso ha mejorado el Real Madrid. La esperanza de cara al sábado ha subido. Las opciones blancas ya no son tan negras. ¿Será tan imposible ganar en Barcelona? Parece que cosas más difíciles se han visto.

Ficha técnica:

Real Madrid: Dudek Michel Salgado, Sergio Ramos, Cannavaro, Marcelo, Gago, Guti (Javi García 51’) Van der Vaart (Metzelder 47’), Raúl (Saviola 60’), Robben e Higuaín.

Zenit: Malafeev, Anyukov, Lombaerts, Krizanac, Sirl, Tymoshchuk, Denisov, Zyryanov, Danny, Arshavin (Faizulin 47’) y Pogrebnyak (Tekke 71’)

Goles: 1-0 Raúl (24’), 2-0 Robben (50’), 3-0 Raúl (57’)

Árbitro: Jonas Eriksson (SUE). Amonestó a Danny  y Sirl.

Estadio: Santiago Bernabéu. 60.000 espectadores

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información