Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Un examen para Van Der Vaart

  • El holandés no ha logrado ganarse la confianza de los madridistas y apunta a posibles intercambios
No ha logrado ganarse la confianza de los madridistas y podría ser el sacrificado
José David López José David López

Rafael Van Der Vaart llegó al Real Madrid el pasado verano, cuando agonizaba el mercado de traspasos y en un ambiente de cierta presión por reforzar la plantilla del entonces técnico, Bernd Schuster.

El holandés llegó del Hamburgo, donde era una estrella, para ser un jugador más de un bloque donde prima la unión y el colectivo.
Su fichaje fue una sorpresa ya que no muchos vieron necesario ampliar la nómina en la demarcación que ocupa, siendo más obligatorio el haber cerrado a un delantero o a un extremo.

Así, desde sus primeros días como madridista se le obligó a emular a Sneijder, al que parecía estar obligado a sustituir (Wesley estaba lesionado) y aunque dejó buenas impresiones, se fue evaporando hasta estos días, donde Juande Ramos incluso ha preferido utilizar en momentos puntuales al canterano Palanca.

Intercambios, rumores de salida…

Pese a que por partidos jugados es el jugador estrella de la plantilla blanca, sus minutos han descendido y ahora que se apunta al mercado de fichajes invernal es con la necesidad de un extremo (como ya se había reflejado en verano), está entrando en bastantes rumores para ser ‘moneda de cambio’. La última y más directa ha sido la opción del Aston Villa, donde entraría en la negociación por Ashley Young para intentar abaratarla. Pero el ambiente en torno a su figura… ¿está a debate?

Ha perdido minutos, nunca ha encontrado la ubicación ideal que un jugador con sus cualidades necesita (empezando por la libertad que puede tener en un equipo menor) y parece que su caché puede aún ser usado en el seno madridista para buscarle un acomodo a cambio de otros refuerzos que tapen deficiencias más urgentes. Con Sneijder de vuelta, su valor ha descendido para Juande, que intenta encontrarle acomodo para sacarle toda la calidad que atesora. Es más, no marca desde la goleada al Sporting, algo poco habitual con su llegada a puerta.

Por todo ello, Van Der Vaart necesita dar un paso adelante, creer más que nunca en su potencial y así evitar que los rumores le coloquen fuera del Madrid. Tiene seis meses para lograrlo y a buen seguro que dará la cara. Su mejor cara.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información