Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Osasuna-Madrid: partidos de mucha tensión

  • Pamplona es hostil
Redacción Defensa Central Redacción Defensa Central
Los Osasuna-Real Madrid y viceversa se han convertido en partidos de auténtica tensión. Pamplona siempre ha sido una ciudad antimadridista y el club blanco genera mucho odio en el Reyno de Navarra.

En ocasiones ha llegado a superar el recibimiento y el trato al Madrid en el Nou Camp (cochinillo aparte). Con este dato queda bastante claro de cómo son las visitas del Real Madrid al Reyno de Navarra: muy hostiles.

Pamplona siempre ha sido territorio comanche para el Madrid. El público navarro recibe a los blancos cada temporada con una pancarta gigante que reza: antimadridistas. Ese lema resume el sentir general del Reyno de Navarra. Si echamos la vista al pasado, a Casillas se le ha tirado de todo; a Beckham, tres cuartos de lo mismo, cuando lanzaba los corners; los jugadores blancos han recibido palos e insultos por todos los lados y los piques entre jugadores han sido interminables.

Tras el 0-4 de la pasada temporada, con cuatro tantos de Van Nistelrooy, este año la visita se presenta más caliente que nunca. El Madrid puede cantar el Alirón en Pamplona ganando o incluso sin bajarse del autobús y el Osasuna se juega su permanencia en Primera División.

El dato más feo que se recuerda es el de la temporada 1989-90 cuando el equipo "rojillo" denería haberle hecho el pasillo al Madrid, que llegaba como campeón de Liga. No fue así. La deportividad quedó en un segundo plano y los jugadores osasunistas prefirieron pasar de honores al campeón aumentando así la lista de feos en estos partidos.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información