Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El 'protegido' del Villarato

  • El colegiado sevillano recuerda malos precedentes
El colegiado sevillano recuerda malos precedentes
Defensa Central Defensa Central

El Santiago Bernabéu buscará este domingo una nueva victoria que le permita seguir en la pugna liguera y mantener la Liga abierta hasta final de campaña. El equipo blanco sabe que no puede ceder ante un Valladolid que llega dolido por sus últimas derrotas y que siempre suele salir mal parado del coliseo blanco. Sin embargo, el mayor enemigo del actual campeón liguero no vestirá de blanquivioleta ni hablará pucelano sino sevillano.

 

El colegiado del encuentro será Medina Cantalejo, un árbitro que ya ha sembrado el pánico cuando se ha cruzado en el camino del Real Madrid a lo largo de esta campaña. El colegiado más protegido por la Federación, uno de los preferidos de Villar y que conserva milagrosamente (y de manera más que extraña) su caché internacionalidad, volverá a la capital de España con lo que el morbo está servido.

La ‘pesadilla’ constante del madridismo

El colegiado andaluz tiene los peores predecentes posibles cada vez que se ha topado con el Real Madrid. El último error que jugó a la entidad blanca fue gravísimo porque supuso la eliminación en la Copa del Rey ante el Real Unión de Irún. Esa noche invernal, la remontada blanca quedó inacabada por culpa de Medina, que anuló un gol absolutamente legal a Saviola por un fuera de juego inexistente. A la postre, el tanto del argentino hubiera significado el pase del equipo madrileño.

Por desgracia, la labor anti-madridista del sevillano no queda ahí. Todos recuerdan los dos clásicos ante el Barcelona que se encargó de destruir. En noviembre de 2002, fue el desagradable protagonista del 'partido' del cochinillazo en el Camp Nou. Aquella noche en suelo barcelonés, permitió el lanzamiento masivo de objetos al campo y, a la postre, en su acta, no reflejó tales acciones con claridad y decidió finalmente que no debería cerrarse el Bronx Nou.

En el clásico de 2006, también en territorio catalán, un penalti insulso tras un ‘piscinazo’ paupérrimo de Van Bommel rompió el partido porque, no contento con ello, expulsó sin pudor a Roberto Carlos. La pasada campaña expulsó a Sergio Ramos porque, tras marcar un gol, se subió la camiseta para mostrar otra de ánimo a la familia del fallecido Antonio Puerta. Sí pues, el madridismo tendrá un duro enemigo que batir aunque este venga desde los despachos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información