Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Muy profesional

  • El Madrid arranca un punto ante un Zaragoza que no pudo evitar caer a puesto de descenso. Van Nistelrooy y Robinho marcaron por los blancos y Dudek hizo un partidazo.
Miguel Queipo de Llano - La Crónica Miguel Queipo de Llano - La Crónica

El campeón de Liga, sin alardes y pasándolo mal en algunos tramos del encuentro, se llevó los tres puntos de La Romareda y deja al Zaragoza al borde del descenso. Como decía Pazos en la genial "Airbag", el Madrid fue "profesional, muy profesional", y los goles de Van Nistelrooy y Robinho, las "submachinegans" de los blancos, llevaron las tablas al marcador. Además, el partido sirvió para descubrir que Dudek, además de polaco, es portero. Y para. Mucho, además.

El Zaragoza se jugaba la vida, sí, pero tuvo problemas de carburación y sólo empujaba a tramos. Al comienzo, Luis García fue un auténtico martirio para la zaga blanca, sobre todo para un Metzelder falto de kilometraje, y en una carrera en la que le sacó cinco metros en una carrera de quince al alemán, centró al corazón del área donde Oliveira batió a placer a Dudek. Llegaron entonces unos buenos minutos de los blanquillos, al Madrid le faltaba tensión competitiva, pero una cantada de César, que dejó en los pies de Van Nistelrooy un remate de Robinho, permitió al campeón empatar.

El Zaragoza se pinchó entonces, durante un cuarto de hora, como un globo. El Madrid tocaba a placer y el Zaragoza ni presionaba, ni mordía ni nada de nada. Sin embargo, entre el minuto 40 y el 50, el descanso de por medio, pudieron volver a adelantarse en el marcador. Sergio Ramos, que no se cansa nunca, salvó bajo palos un remate de Oliveira y un cabezazo de Aimar se marchó a la izquierda de Dudek por poco. Tras el descanso, Oliveira, un incordio constante, se tropezó con el larguero, mientras que Van Nistelrooy perdonó el 1-2 también por la falta de minutos, el pase de Guti era soberbio.

Fue un espejismo. Diego Milito y Sergio García se tropezaron con las buenas maneras de Dudek y los locales apretaban, apretaban y apretaban ante un Real Madrid que sólo mostraba buena colocación ante un rival lanzado. Sin embargo, y en plena exhibición de un gran Dudek, una contra llevada por Higuaín y finalizada por Robinho provocó el pánico en el Zaragoza, que sólo gracias al orgullo de vestir una camiseta histórica alcanzó el empate casi al final, por medio de Sergio. El empate no dio para "diez kilos de centollos" por la prima para los blancos, ni sirvió de casi nada a los locales, que desde ahora tendrán en el portero polaco a uno de sus grandes ogros deportivos.



Ficha técnica

2-Zaragoza: César; Zapater, Ayala, Sergio, Paredes; Celades; Sergio García, Matuzalem (Óscar 78"), Aimar (Gabi 56"); Oliveira y Diego Milito.
2-Real Madrid: Dudek; Sergio Ramos, Cannavaro, Metzelder, Marcelo (Miguel Torres 79"); Guti, Diarra, Sneijder; Higuaín (Saviola 85"), Van Nistelrooy (Baptista 73") y Robinho.


Goles

1-0 (19"): Jugada por la banda derecha de Sergio García y su pase de la muerte lo remata Oliveira.

1-1 (26"): Remate de Robinho, César le deja el despeje franco a Van Nistelrooy y el holandés remacha a puerta vacía.

1-2 (77"): Gran pase de Higuaín sobre el desmarque de Robinho. El brasileño se planta ante César y le bate de cuchara.

2-2 (86"): Sergio bate a Dudek desde dentro del área tras una serie de rebotes.

Árbitro: Pérez Lasa, colegio vasco. Amonestó a Robinho (36), Sneijder (55"), Paredes (68"), Metzelder (71"), Celades (74") y Sergio (82").

Incidencias: La Romareda, lleno, 34.700 espectadores. Antes del partido, Real Madrid y Zaragoza posaron con una pancarta de ánimo a los jugadores del Levante.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información