Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Lección galáctica en el 2003

  • El último Madrid - Marsella dejó momentos inolvidables
El último Madrid - Marsella dejó momentos inolvidables
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

Muchos recuerdan al Real Madrid de Carlos Queiroz como un equipo lleno de estrellas pero que aún así firmaron una decepcionante temporada. Pues bien, aunque efectivamente el Madrid se quedó sin títulos esa temporada, los blancos firmaron ante el Olympique de Marsella uno de los mejores partidos vistos en el Santiago Bernabéu en la última década.

Aquel Marsella llegaba al Bernabéu liderado por Didier Drogba, un hasta entonces semi desconocido delantero marfileño que empezó a hacerse un nombre en esto del fútbol a partir de esa misma temporada, cuando consiguió llegar a la final de la Copa de la UEFA con el equipo marsellés. Pero no era el único jugador conocido en sus filas. Van Buyten (Bayern Munich), Celestini (un 'clásico' del Getafe) o Mido (ex del Celta) completaban un aseado once que le puso las cosas bastante difíciles en el Real Madrid en ese 16 de septiembre de 2003.

EL MEJOR PARTIDO DE LA ERA QUEIROZ

Era el año de los fichajes de Beckham y Carlos Queiroz, el proyecto galáctico de Florentino Pérez en su máximo esplendor. Y no pudo tener mejor estreno en aquél entonces en la competición europea. Los franceses consiguieron adelantarse en el marcador por medio de Drogba. Pero a partir de entonces las estrellas se propusieron brillar con luz propia todas a la vez y dejaron para el recuerdo un partido que dificilmente será olvidado por los aficionados merengues.

Y si se puede rescatar un momento imborrable de ese partido fue el golazo de Roberto Carlos. El brasileño, considerado por aquél entonces el mejor lateral del mundo sin discusión, volvió a dejar boquiabiertos a los madridistas con un nuevo gol de bandera, marca de la casa. Todo vino en una internada de Beckham por la banda derecha. El inglés desborda a su defensor y levanta la cabeza a la búsqueda de un rematador. Roberto Carlos aparece desmarcado por el pico del área del lado izquierdo, y conecta, sin dejar botar el balón, un voleón contra el césped que se coló por la escuadra derecha de la portería defendida por Runje. Uno de los mejores goles marcados por el Madrid en toda su historia en la Champions League.

RONALDO, AUTOR DE DOS GOLES

Pero no fue el único momento memorable de esa noche. Ronaldo Nazario volvió a hacer de las suyas. Autor de dos goles en aquel partido. Merece la pena rescatar el segundo de su cuenta, que suponía el 3-1 para el Real Madrid. Tras una zancada de Zidane, el francés sirvió el balón al brasileño quien, sin pensárselo dos veces, chutó desde la frontal del área sorprendiendo tanto a portero como zagueros franceses. Un día inolvidable que esperemos tenga su continuación este miércoles a partir de las 20.45 horas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información