Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Madrid sólo ha encajado cuatro goles en las primeras partes

  • Manuel Pellegrini tiene otro motivo para estar satisfecho de su trabajo
Manuel Pellegrini tiene otro motivo para estar satisfecho de su trabajo
Borja Fernández Borja Fernández

Anotar primero y lo más posible suele allanar bastante los partidos. Eso es lo que habitualmente ha venido haciendo el real madrid esta temporada en Liga. Ante el Athletic de Bilbao sucedió a la inversa y los blancos acabaorn pagándolo con tres puntos.

El Athletic de Bilbao logró con su tanto en el minuto 2 de encuentro algo que no sucedía desde la séptima jornada: hacerle un gol al Real Madrid en la primera parte. Los jugadores de Joaquín Caparrós sabían que gran parte de sus opociones de victoria ante los madridistas pasaban por salir mordiendo desde el primer minuto y, si las fuerzas aguntaban, seguir soltando dentelladas el resto del partido. Así lo hicieron y el plan salió bien. Fernando Llorente se aprovechó de un inusual despiste en la marca de Raúl Albiol a la salida de un córner para poner el 1-0 en el marcador, a la postre definitivo. Más allá del traspiés a sus aspiraciones ligueras que pudo supone sumar la tercera derrota en el campeonato, todas fuera de casa, este hecho revelaba algo más.

Manuel Pellegrini ha conseguido con el paso de las jornadas conformar una infranqueable defensa blanca sorteando obstáculos inesperados como lesiones y sanciones. La zaga madridista defiende más lejos de su área que en temporadas anteriores lo que obliga a los delanteros rivales a recorrer una larga distancia en el caso de ganarle la espalda a los defensas. El medio campo, con tres jugadores de corte defensivo (Lass, Marcelo y Xabi Alonso), colaboran sobremanera en favor de una mayor tranquilidad de su guardameta. La presión del equipo en todo el campo dificulta la transición de balón de los oponentes, facilitando los robos e inmediatas salidas al contraataque de los veloces atacantes 'merengues'. En conjunto, un mecanismo cada vez más afinado que está permitiendo al Madrid sumar puntos partiendo desde el trabajo de la defensa. Ya no son actuaciones milagrosas de Iker Casillas o intercepciones en el útimo momento de los zagueros. Todo este despliegue colectivo revierte en favor de un ataque madridista que no suele conceder muchos indultos a los rivales.

Sólo Deportivo de la Coruña, Sevilla y Valladolid (amén del Athletic) lograron marcarles en la primera parte. Sólo el Sevilla terminó ganando. Un dato que parece arbitrario pero que es la lógica conclusión de un trabajo bien hecho.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información