Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Özil, a acabar con el 'síndrome Sneijder'

  • ¿Mantendrá su nivel el alemán a lo largo de la temporada?
¿Mantendrá su nivel el alemán a lo largo de la temporada?
Daniel Castellanos - DC Daniel Castellanos - DC

Mesut Özil es, junto a Ángel di María, la gran sensación del Real Madrid esta temporada. Pese a que el alemán sólo está escuchando halagos en sus primeros meses como jugador del conjunto blanco, debe estar preparado para escuchar pitos si vienen mal dadas, porque eso es lo que le ocurrió a sus antecesores en esa posición, en un mal que algunos han venido a denominar como el 'síndrome Sneijder'.

Al igual que ocurre ahora con Özil, Sneijder fue el protagonista de muchas portadas tras verle en acción en sus primeros partidos con el Real Madrid. Hay quienes incluso le pusieron el calificativo de 'el nuevo Di Stéfano', por su facilidad tanto para construir fútbol como para ver portería. Hay que recordar que el menudo holandés logró cuatro goles en las tres primeras jornadas del campeonato, pero a partir de entonces su rendimiento fue paulatinamente cuesta abajo. Tras firmar una más que aceptable primera campaña en el equipo madridista, su segundo año sólo puede ser calificado como nefasto, ya que sus salidas nocturnas y escarceos amorosos le impidieron mostrar una al menos digna versión de su fútbol.

Algo parecido sucedió cuando Van der Vaart fichó en el verano de 2008 por el Real Madrid. El ex del Hamburgo también recibió críticas muy positivas en sus primeros partidos. Pero su rendimiento decreció de la noche a la mañana (provocado en gran parte por los problemas de salud de su mujer), y se convirtió en un suplente de lujo tanto para Bernd Schuster como para Juande Ramos. Ya al año siguiente, con Manuel Pellegrini en el banquillo, su rendimiento mejoró considerablemente, aunque sólo fue titular cuando las lesiones lastraron a Kaká.

Mesut Özil no ha tenido un comienzo goleador tan inspirado como el de los holandeses, pero el alemán ya es una pieza clave en el esquema de juego de José Mourinho, algo insólito para un futbolista que no hay que olvidar que cumplirá 22 años esta próxima semana. Ahora hay que cruzar los dedos para que, después de tanto halago por su fútbol, al chico no se le atonte la cabeza y le de por caer en los errores en los que por ejemplo se vio metido Sneijder. Por el bien del Madrid y, sobre todo, por el bien del fútbol...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información