Ir a versión clásica Ir a versión móvil

"Ganar en el Bernabéu sería un milagro"

  • Kempes considera que sin Cristiano Ronaldo el Madrid es más "efectivo"
Kempes considera que sin Cristiano Ronaldo el Madrid es más "efectivo"
EFE - J.C. EFE - J.C.

Las visitas del Hércules al estadio Santiago Bernabéu casi siempre han terminado en tragedia para el conjunto alicantino. Las estadísticas son desastrosas. En 19 encuentros, sólo suma un empate y dos victorias. La última, llegó en 1985, hace 25 años. "Aquel día tocamos el cielo con las manos", declaró Mario Alberto Kempes, jugador de aquel Hércules que sorprendió al Real Madrid.

Muchos por Alicante se acuerdan de aquella jornada. El equipo de toda una región se jugaba mantener la categoría en un sólo partido. Iba a ser casi un milagro permanecer un año más en Primera División. Para ello, el Hércules tenía que ganar en el estadio del todopoderoso Real Madrid, que encima acababa de perder ante el Inter de Milán en la UEFA y alguien tenía que pagar los platos rotos. Pero el milagro del 21 de abril, ocurrió. Llegó con un solitario gol del argentino Dante Sanabria en el minuto 72 del duelo.

"Fue un partido que dependíamos de nosotros. Íbamos a jugar contra el campeón en ese momento. Nosotros teníamos que ganar sí o sí para zafarnos del descenso. Las cosas se dieron bien, y en el segundo tiempo, faltando pocos minutos para terminar el partido, Sanabria hizo gol y lo festejamos como si ganásemos un campeonato", rememora Kempes.

Antes de ese encuentro, la historia dictaba sentencia en contra del Hércules. Sólo habían ganado una vez más en el Bernabéu. Fue en 1940 y lo hicieron por idéntico resultado, 0-1. Tuvieron que pasar 45 años para repetir la hazaña. Y lo hicieron un grupo de jugadores que se tomaron el partido con mucha tranquilidad pese a su trascendencia.

Partido clave para la salvación

"Nos jugábamos el descenso. Fue uno de los días más felices con el Hércules. Nos concentramos en la Sierra de Madrid. Llegamos relajados. No hubo una presión fuerte y esa fue la clave del éxito. Después, en el campo, sabíamos lo que teníamos que hacer y salió bien", recuerda Manuel Espinosa, portero del Hércules ese año.

En el túnel del vestuario, pocas palabras. Ninguna especial, pero por encima, sobresalía la figura de Kempes, que apuraba en el Hércules su carrera en España después de pasar por el Valencia. El campeón del mundo de 1978, dio la clave a sus compañeros. "Nos transmitió que el fútbol es para disfrutarlo, que no se podía salir con una tensión fuerte y con nervios y que había que relajarse y tener el cuerpo preparado para correr y pelear. Dijo que teníamos que disfrutar. Salió bien y nos quedamos en Primera", explica Espinosa.

El partido se desarrolló como pensaban en el Hércules que dirigía Antonio Torres. Se esperaba una avalancha inicial del Real Madrid en el que jugaban hombres como Míchel, Martín Vázquez, Valdano, Camacho o Sanchís. "El Madrid estuvo fallón a la hora de marcar gol, sobre todo al principio que atacaron mucho. Nosotros no sé si creamos dos o tres ocasiones y una de ellas entró. La imagen llegó después del partido. Creíamos que tocábamos el cielo con las manos porque nunca podíamos imaginar que íbamos a ir a Madrid, ganar el partido y permanecer en Primera", dice Kempes.

Han pasado 25 años desde entonces y el fútbol ha cambiado mucho. Repetir la hazaña ante un equipo que lo ha ganado todo en su estadio este año es difícil, pero aquellos héroes de 1985 se muestran confiados en lograrlo. Kempes, el primero, aunque con algo de cautela.

Apuestan por el juego colectivo

"En esta temporada el único que ha hecho saltar la sorpresa en el Camp Nou y en el mundo entero fue el Hércules. El Madrid, de antemano, es muy superior. Con la baja de Trezeguet, Tote y Drenthe no juegan... Pero así y todo, creo que todos los partidos son diferentes. Uno puede pensar que el partido les va a salir muy bien y al final les sale el tiro por la culata, como se dice. Pero eso sería un milagro".

José Antonio Herbera, otro jugador de aquel Hércules, y Espinosa, se muestran más confiados. Apelan al espíritu del Camp Nou para dar la sorpresa. "Es difícil, pero nadie se esperaba que el Hércules ganara en Barcelona. Y es el único equipo de la Liga que lo ha logrado", dice Herbera. "En el fútbol nunca se ha escrito nada. El balón echa a rodar y nadie sabe que va a pasar. Nadie pensaba que el Hércules iba a ganar en Barcelona al principio de la Liga y sin embargo ganaron. Puede pasar cualquier cosa", añade Espinosa.

¿Qué le diría un experto en ganar en el Bernabéu si se encontrase en los vestuarios a los actuales jugadores del Hércules? "Nada, que se dejen de individualidades. Hay que funcionar en equipo porque si no estás perdido", afirma Espinosa. Y justo así jugará mañana el Madrid. Y no lo dice un cualquiera. Lo dice Kempes. "Sin Cristiano el fútbol del Madrid se hace más vistoso. Sin él, es más efectivo. Pero cuando está, el juego es para él. Cuando no está en la cancha, el Madrid juega como un equipo sin la fijación de que pase la pelota por los pies de Ronaldo".

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información