Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El día que puede cambiar el ciclo

  • El Real Madrid tiene una oportunidad inmejorable para demostrarle al mundo que está por encima de su eterno enemigo.
Real Madrid - Barcelona (22.00)
David Jorquera - La Previa David Jorquera - La Previa

Llegó el gran día. El clásico ya está aquí. El Real Madrid recibe en el Bernabéu al Barcelona con el objetivo de dar un golpe encima de la mesa y aumentar la diferencia de puntos en la Liga. Hoy debe ser un día grande para el madridismo, un sueño que 11 guerreros blancos pueden hacer realidad derrotando al eterno rival.

Dicen los protagonistas que un Real Madrid-Barcelona es un partido más, que sus rutinas no cambian y que todo hay que verlo como lo que es, un simple partido de fútbol como los dos que se suelen disputar por norma cada semana o los casi 50 ó 60 que se juegan cada temporada. Eso es lo que sale de boca de los profesionales, que están en su derecho. Pero no, lo de esta noche no es un partido especial. Es el partido de los partidos, el que calienta el ambiente de la calle desde hace días, el que da que presumir al aficionado ganador en su trabajo el lunes, el que fomenta una alegría o un disgusto especial. Lo de esta noche no es algo normal ni cotidiano ni siquiera para el que escribe estas letras.

Posibles Alineaciones

Real Madrid: Casillas, Arbeloa, Pepe, Ramos, Marcelo, Xabi Alonso, Khedira, Lass, Di María, Cristiano Ronaldo y Benzema

Barcelona: Valdes, Alves, Pique, Mascherano, Abidal, Busquets, Xavi, Iniesta, Villa, Cesc y Messi

Árbitro: Fernández Borbalán

Estadio: Santiago Bernabéu

Hora: 22.00 (La Sexta y TV Autonómicas)

El Real Madrid tiene ante sí una ocasión histórica, precisamente, para empezar a voltear la historia reciente. La misma que dice que en el Bernabéu hace algunos años ya que no se ve perder al Barcelona allí, y eso no se lo puede permitir un público que está habituado al caviar y al espectáculo. Esta noche se aplaudirá jugar bien o hacerlo regular, hoy es lo que menos importa. Lo verdaderamente necesario es ganar. Si hay espectáculo, goleada o lo que se tercie beneficioso para el madridismo, perfecto, pero los 80.000 de la grada, y los millones que lo verán por televisión, se merecen una noche invernal cálida gracias a la victoria de los suyos. Razones para pensar en positivo hay. Faltaría más.

Los de Mourinho llegan a tope de moral, con 15 victorias consecutivas en el zurrón, y una efectividad goleadora, sobre todo en casa, que haría temblar al más pintado. El Barça, incluido. Por desgracia, los números no marcan goles, ayudan en la psicológico, pero materialmente no sirven. Para eso están los Cristiano, Di María, Benzema (que se perfila como titular por delante de Higuaín) y compañía. La técnica será importante pero hoy el madridismo espera un equipo con corazón, valiente, ofensivo y con una presión asfixiante desde muy arriba. Armas de sobra que definen a este Madrid. Una victoria esta noche abriría portadas en todos los medios y, lo que es más importante, abriría una brecha en la Liga que invitaría al optimismo de reconquistar el campeonato. Poco a poco me dirán, desde luego que sí, pero lo de hoy lleva consigo un título sin copa en mano. El cambio de ciclo empieza esta noche.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información