Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Casillas, el capitán de capitanes

  • El madridista demostró estar a la altura de un equipo de leyenda como la selección
El madridista demostró estar a la altura de un equipo de leyenda como la selección
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Uno de los grandes protagonistas de la reciente Eurocopa conquistada por España en Ucrania y Polonia ha sido Iker Casillas. El cancerbero madridista ha vuelto a demostrar que es el mejor portero del mundo, lo cual ya le está colocando en muchas quinielas para alzarse con el Balón de Oro. Sin embargo, el de Móstoles no solo ha evidenciado sus cualidades como jugador de fútbol, sino que en el torneo también ha dejado claro que es el mejor capitán que podría tener este equipo.

 

 

Iker Casillas suma 137 internacionalidades con la selección, dato que le convierte en el jugador de la historia con más entorchados en España. De ahí que a sus 31 años sea el capitán, el hombre que ha tenido el honor de levantar los tres trofeos recientes que han encumbrado a este grupo. Las fotos del madridista levantando las Eurocopas de 2008 y 2012 y el Mundial de 2010 pasarán a la historia de este deporte en nuestro país, por lo que con el paso del tiempo probablemente se convierta en todo un icono nacional que trascienda el deporte.

Y es que el jugador merengue ha demostrado en este torneo que, además de ser el mejor portero de los últimos años, también es un líder que está a la altura de la, quizás, mejor selección de todos los tiempos. Su trayectoria deportiva es intachable, al igual que su comportamiento fuera del campo. Iker siempre ha representado dignamente a sus equipos desde la capitanía, dando muchas ocasiones ejemplos de cómo hay que actuar. Las imágenes del portero pidiéndole a uno de los jueces de fondo de la pasada final de la Eurocopa que el partido acabara para no hacer más 'sangre' con Italia han sido la plasmación de ello.

Gracias a este detalle, las palabras 'Congrats Spain' se convirtieron en Trending Topic en Italia tras su emisión en la televisión local. La afición transalpina quedó impactada con el gesto del portero del Real Madrid, muy poco habitual en los campos de fútbol. Y es que no es fácil encontrar a un deportista de la talla de Casillas, capaz de acordarse del rival incluso en el momento en que estaba haciendo historia con la selección española. Por ello, esa noche Iker entró en el Olimpo del fútbol mundial, pero por un doble motivo: por el deportivo y por el más importante, el humano.

 

Player Video...

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información