Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Modric, tras los pasos de Suker

  • El centrocampista, a un paso de fichar por el Madrid, quiere ser el segundo croata en conquistar Europa con el Real Madrid
El mediocentro del Tottenham será el cuarto croata en la historia del Real Madrid
Diego Vargas Diego Vargas

Si hay una palabra que define la decisión de Luka Modric de abandonar el Tottenham es ambición. El centrocampista croata sale de White Hart Lane con la firme intención de poder optar al trono europeo, de luchar con los mejores en la Liga de Campeones. Para ello, no hay mejor lugar que un Real Madrid con un proyecto sólido y que abordará tras dos semifinales consecutivas el asalto a la Décima. Un compatriota suyo ya lo consiguió antes, Davor Suker; en las manos de Luka estará hacer historia como el actual presidente de la Federación de Croacia, caer en el olvido como Jarni o convertirse en villano como Prosinecki.

 

 

Luka Modric lleva camino de convertirse en el cuarto croata de la historia del Real Madrid. El primero fue Robert Prosinecki, quien llegó al Bernabéu con la vitola de crack tras proclamarse campeón de Europa con el Estrella Roja. El destino fue cruel con el centrocampista, que en tres temporadas no demostró ni un ápice de la calidad que le llevó a fichar por el club blanco. Lastrado por las lesiones, acabó firmando por el Oviedo, donde cuajó su mejor temporada en España. Su buen hacer le llevó a fichar por el Barcelona, donde fracasó nuevamente para terminar su andadura por la Liga en el Sevilla, con más pena que gloria.

Tras Prosinecki, el madridismo sí pudo disfrutar del mejor delantero croata de todos los tiempos, Davor Suker. El recientemente elegido presidente de la Federación de Croacia llegó a Chamartín procedente del Sevilla, donde hizo historia durante cinco temporadas. Con el Real Madrid, Suker levantó una Liga, una Supercopa, una Copa de Europa y una Copa Intercontinental. Especialmente brillante fue su primer año en el Bernabéu, cuando anotó 24 goles ganándose el apodo de 'Sukerman'. Tras tres años de blanco, acabó marchándose a la Premier. Todo lo contrario que Modric, que seguirá el camino contrario, de Inglaterra a España.

Hasta el momento, el último croata en vestir la elástica merengue fue Robert Jarni, carrilero zurdo que llegó en 1998 procedente del Betis y que apenas disputó una temporada en el club blanco antes de marcharse a Las Palmas. Visto lo visto, el objetivo de Luka Modric en el Real Madrid será mejorar al resto de compatriotas que ha jugado en el Bernabéu. Prosinecki y Jarni son dos casos para olvidar, y sólo Suker dio la talla y consiguió grandes éxitos con el equipo merengue. Las intenciones de Modric, emular al ex delantero en cuanto a títulos y mejorar la imagen del país croata en el club blanco.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información