Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Las 'otras' de las vitrinas madridistas: la Copa Latina

  • El club blanco conquistó dos veces este trofeo que se disputó en ocho ocasiones
Jaime de Carlos - El Reportaje
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

A la hora de repasar el interminable palmarés del Real Madrid se suele hacer referencia a sus títulos más importantes. Copas de Europa, Ligas, Copas del Rey, Supercopas, Intercontinentales, Mundial de Clubes... Hasta el Trofeo del Mejor Club del Siglo XX. Pero la historia merengue no sólo se ha alimentado de trofeos de primer nivel, sino que también ha logrado títulos y copas menores, oficiales o no, que han servido para extender el nombre del club por los cinco continentes. Por ello en esta nueva serie de reportajes que iniciamos hoy vamos a hacer un repaso de todos aquellos torneos que conquistó el club blanco y que ahora se pueden disfrutar en la sala de trofeos del Santiago Bernabéu.

 

Vamos a iniciar nuestro serial con uno de los títulos más importantes de los que ya están extintos. Se trata de la Copa Latina, un torneo que se disputó durante ocho temporadas - entre 1949 y 1957, a excepción de 1954 - bajo la organización conjunta de las federaciones de fútbol de Francia, Italia, Portugal y España. En su creación participaron el presidente (Jules Rimet) y el vicepresidente (Ottorino Barassi) de la FIFA, por lo que en su momento fue un torneo de cierto calado. La intención era emular a la famosa 'Copa Mitropa', un trofeo surgido con anterioridad que aglutinaba a los mejores equipos del centro y sur de Europa.

De hecho la Segunda Guerra Mundial provocó que la 'Mitropa' no se celebrara entre 1940 y 1952, por lo que la Copa Latina fue su sustituta en el Viejo Continente durante sus primeras cuatro ediciones. Cada año se disputaba el campeonato en una sede diferente de los cuatro países participantes y en él participaban los cuatro equipos campeones de cada una de las ligas. El sistema de competición era realmente sencillo, ya que se realizaba un sorteo puro para decidir los emparejamientos de las dos semifinales. Estas eliminatorias se jugaban a partido único y posteriormente los ganadores se enfrentaban entre sí para decidir el campeón y los perdedores también para definir el tercer y el cuarto puesto.

En el caso del Real Madrid el club blanco no pudo tener una mayor eficacia, ya que únicamente disputó dos ediciones y acabó proclamándose campeón de ambas. El conjunto merengue ganó el título de Liga de 1954, pero ese año el torneo no se celebró y no pudo lograrlo por primera vez. Sin embargo, no tuvo que esperar mucho para conseguirlo, ya que al año siguiente repitió triunfo en la competición nacional y tuvo la oportunidad de compatibilizar su participación en la Copa Latina con su debut en la otra gran competición europea, la Copa de Europa. No en vano en sólo tres años este torneo acabaría relegando al olvido a la Copa de Ferias.

 

Las dos Copas Latinas merengues junto a las Copas de la UEFA
Las dos Copas Latinas que conquistó el Real Madrid junto a las dos Copas de la UEFA

El campeonato se disputaba nada más finalizar la temporada liguera, por lo que el Real Madrid viajó en junio de 1955 a París para medirse en su semifinal al Os Belenenses. Gento realizó un gran partido, pero Zárraga y Pérez-Payá fueron los que desnivelaron la balanza con sus goles (2-0). Así, el equipo de José Villalonga se ganó su pase a la gran final, la cual se disputó el 26 de junio en el Parque de los Príncipes de la capial gala. Entonces nadie podía esperarlo, pero el partido ante el Stade Reims iba a ser al mismo tiempo el anticipo de la que un año después sería la primera final de la Copa de Europa de la historia. Y al igual que iba a suceder doce meses más tarde, el Madrid se iba a proclamar campeón al derrotar a su rival por 2-0 gracias a los tantos del hispano-argentino Héctor Rial.

Con su primera Copa Latina en el bolsillo el Real Madrid tuvo que esperar dos años para volver a participar en el campeonato. La edición de 1957 fue la última por el imparable crecimiento de la Copa de Europa, así que el club español tuvo el honor de llevarse su título de despedida. En esta ocasión el club tuvo la ventaja de ejercer de local en el estadio de Chamartín, por lo que pudo lograr una nuevo trofeo sin demasiados problemas. En la primera semifinal los blancos eliminaron al Milan por un contundente 5-1 y en el partido definitivo también superaron al Benfica merced a un solitario gol (1-0) de Alfredo Di Stéfano. De esta forma el Madrid de las cinco Copas de Europa también adornó su palmarés con otros dos títulos continentales de menor calado, lo que sirvió para aumentar aún más su leyenda de conjunto intratable.

 

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información