Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los culés hablaban de 'robo' en el Bernabéu... y lo suyo acabó siendo peor

  • Vicandi Garrido pitó a Adán uno de los penaltis más vergonzosos de los últimos años
Vicandi Garrido pitó a Adán uno de los penaltis más vergonzosos de los últimos años
 Defensa Central Defensa Central

Dice el dicho que 'cuando veas las barbas de tu vecino cortar, por las tuyas a remojar'. Pero este miércoles el barcelonismo no hizo mucho caso y no tardaron en hablar de 'robo' en el Bernabéu por los dos penaltis que González González señaló en contra de la Real Sociedad. Sin embargo, no tuvieron en cuenta que poco después lo que iba a ocurrir en el Camp Nou iba a exceder con mucho lo visto en el feudo madridista.

"La campaña arbitral le da tres puntos al Madrid". Así tituló 'Sport' la crónica del Real Madrid - Real Sociedad. Un frase demasiado contundente que no iba a tardar muchas horas en dejarles en evidencia. Porque aunque es cierto que el conjunto merengue se benefició por el mal arbitraje del árbitro, el Barcelona también hizo lo propio con un error garrafal que además se multiplicó por tres en cuestión de minutos.

Todo empezó al filo de la media hora de juego en el Barça-Betis. Los verdiblancos estaban planteando un partido competido e igualado, pero Vicandi Garrido se inventó el penalti más surrealista de los últimos años. En un balón dividido Antonio Adán despejó el balón de puños, pero golpeó sin querer en su trayectoria a Messi. Fue una acción totalmente limpia, un lance de juego. Sin embargo, el vasco señaló el punto de penalti ante la incomprensión del conjunto bético. A partir de ahí llovieron las amarillas para los jugadores verdiblancos y Pepe Mel fue expulsado por sus quejas.

Pero la situación 'kafkiana' no iba a acabar ahí, porque más tarde Neymar lanzó el penalti, pero se resbaló y golpeó dos veces el balón. Es decir, cometió una irregularidad en el disparo, de forma que tendría que haber sido golpe indirecto a favor del Betis. Pero el árbitro dejó seguir y el esférico golpeó en el larguero, con tan mala suerte que Westermann lo alojó en sus propias redes. Aunque lo más sorprendente es que el defensa bético se marcó en su portería después de ser empujado por Rakitic, por lo que fue objeto de falta que el trencilla no quiso ver. Y es que, por lo que parecía, Vicandi estaba deseando que el Barça abriera la 'lata'. Para que luego hablen en Barcelona de 'campañas arbitrales'...

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información