Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El club pone a Arbeloa como ejemplo de implicación

  • El salmantino entrenó este lunes a pesar de ser día libre para la plantilla
Álvaro Arbeloa aplaude a Bale - 2016 Álvaro Arbeloa aplaude a Bale - 2016
En el club blanco quieren ver más compromiso en sus jugadores
Defensa Central Defensa Central

El primer equipo del Real Madrid disfruta este martes de su segundo día libre. Zidane quiso que sus hombres descansaran 48 horas tras el viaje a Gran Canaria, pero después del mal partido realizado hay quien se ha cuestionado la pertinencia de dar dos días libres a la plantilla. De hecho, según 'Marca' en el club merengue existe la sensación de que algunos futbolistas no están todo lo comprometidos que deberían.

El diagnóstico que se hace desde la cúpula directiva del Real Madrid es claro: el equipo no carbura por un asunto mental. Nadie en su sano juicio podría culpabilizar al aspecto técnico de los problemas, porque es evidente que el equipo blanco tiene una de las mejores plantillas de su historia. Todos y cada uno de sus futbolistas son muy buenos, se podría decir que los mejores del mundo en su puesto. Por lo que el problema está en la cabeza de los jugadores, es una cuestión de actitud y de enfoque. El domingo así se pudo comprobar, pues el equipo se desempeñó de forma apática y algo desinteresada.

Por eso a los responsables madridistas les ha gustado mucho ver cómo Arbeloa estaba este lunes a primera hora en Valdebebas. El jugador no es uno de los capitanes y tiene los meses contados en el Real Madrid. Ni siquiera tiene la opción de ser un titular habitual en lo que resta de temporada. Pero aún así, madrugó el primero y el único - junto al lesionado Benzema - para entrenarse. Nadie le obligaba a ello, pero su profesionalidad y madridismo se lo exigió.

"Es un jugador que 'mata' por sus compañeros y por el club. Con cinco como él la cosa sería distinta" revela una fuente del Real Madrid al citado diario madrileño. Y es que en las oficinas del Santiago Bernabéu y en los vestuarios de Valdebebas quieren que Arbeloa contagie a todos sus compañeros. No es ya una cuestión de ganar esta temporada o no la Champions, sino de simple orgullo madridista. Este club nunca ha bajado los brazos. Ha podido jugar mejor o peor, pero nunca se ha dejado llevar. Y eso es lo que hay que evitar a toda costa siguiendo el camino que marca el defensa salmantino.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información