Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Skomina dejó un mal poso en el Bernabéu

  • No vio un posible penalti por mano y anuló un tanto dudoso
El claro penalti de Mangala que no sancionó el colegiado El claro penalti de Mangala que no sancionó el colegiado
Damir Skomina
Defensa Central Defensa Central

El madridismo se va este miércoles con la satisfacción de tener su billete para Milán. Pero no se puede pasar por alto la actuación que ha tenido el colegiado esloveno Damir Skomina. El árbitro no ha sido un escollo para lograr el pase, pero no ha facilitado nada las cosas con un arbitraje que ha enervado a los jugadores y la afición.

Skomina se propuso no conceder nada al Real Madrid. El colegiado se mojó en muy pocas ocasiones y prácticamente permitió casi todo sobre el césped, ya que ni siquiera señaló las faltas claras que se producían durante el partido. En no pocas ocasiones los futbolistas merengues reclamaron con gesto de incredulidad haber sido objeto de una falta, pero siempre se encontraron con el árbitro haciéndoles gestos para que se levantaran del suelo.

Sin embargo, ahí no quedó su mala actuación, porque a la hora de decantarse en las acciones polémicas del partido lo hizo siempre a favor de los visitantes. Primero en el minuto 26 cuando Jesé reclamó penalti por una mano de Mangala en el área. El central cortó claramente con su extremidad el centro del madridista, pero Skomina no consideró que fuera suficiente para señalar los once metros.

Y poco despúes - en el minuto 37 - anuló un tanto a Sergio Ramos por fuera de juego de Pepe tras un centro al área de Kroos. La repetición reveló que la acción fue muy dudosa, aunque es posible que el portugués estuviera ligeramente adelantado. Fue quizá su único acierto relevante dentro de un arbitraje que no dejó satisfecho a ningún madridista.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información