Ir a versión clásica Ir a versión móvil
05 octubre 2016

La comparación que deja mal parada a la federación colombiana

  • La lesión de Daniel Torres demuestra la doble moral cafetera
Pékerman en un entrenamiento con James Rodríguez Pékerman en un entrenamiento con James Rodríguez
Colombia ha acatado el parte médico del Alavés sobre Torres
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

El Real Madrid tiene muy buenas razones para estar mosqueado con el comportamiento de la Federación Colombiana de Fútbol. El club blanco actuó conforme al protocolo y avisó a Colombia de la lesión de James Rodríguez, pero aún así la selección obligó al jugador a viajar en una decisión muy poco habitual en estos casos.

Lo normal suele ser que la Federación del país en cuestión dé por bueno el parte médico del club y no le haga viajar. Sobre todo si el viaje implica varios miles de kilómetros como era en este caso. Pero en lugar de simplificar las cosas en beneficio de la parte más importante de esta situación, el jugador, Colombia prefirió forzarle a coger el avión para que se presentara en Asunción (Paraguay) e integrara la concentración del equipo nacional.

Huelga decir que el detalle no le ha gustado nada al Real Madrid, aunque la situación ha empeorado cuando el conjunyo blanco se ha enterado de que Colombia no actuó igual con el Alavés en un caso similar. Y es que, como destaca el diario 'As', la Federación local no hizo viajar a Daniel Torres, quien tenía un parte médico del conjunto vitoriano que hablaba de una lesión en su adductor izquierdo.

Por ello en el Madrid se preguntan ahora la razón por la que James está en Sudamérica en estos momentos y Torres no, ya que el jugador del Alavés también tiene para dos o tres semanas de baja. Evidentemente el madridista es un jugador fundamental, pero a la hora de hablar de lesiones no hay distinción posible: si un futbolista está de baja no puede jugar en Madrid, en Asunción o en Bogotá.


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información