Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sobran motivos para creer

  • La victoria en Mestalla, punto de inflexión: los jugadores saben que el Barça falló donde ellos han salido victoriosos.
La plantilla blanca está más convencida que nunca de ganar al Barcelona
Felipe de Luis Felipe de Luis

La plantilla del Real Madrid está cada vez más convencida de que la distancia que supuestamente le separaba del Barcelona en los últimos años se ha recortado de forma tan vertiginosa que es inexistente. Actualmente son los blancos los que parten con la vitola de favoritos por merecimiento propio. Tras la victoria ante el Valencia, la máxima que se transmiten unos a otros es común: este año sí. 

Los jugadores del Real Madrid creen más que nunca en sus posibilidades y así se lo hacen saber unos a otros, casi siempre en conversaciones privadas. Las razones por las que creen que en esta ocasión es factible vencer al Barcelona y coronarse en las distintas competiciones son múltiples.

La primera, la más obvia: son líderes del Campeonato Nacional de Liga, a pesar de haber tropezado en Santander y en Levante, hecho que antaño hubiera sido aprovechado por el conjunto de Pep Guardiola. El seno de la plantilla blanca, lejos de venirse abajo anímicamente después de esa semana de infausto recuerdo, se vanagloria de que el bache ya ha pasado y aún así se mantienen en lo más alto de la clasificación.

La estadística también se posiciona del lado merengue: José Mourinho suma ya once victorias consecutivas, hecho que supera a su marca personal conseguida con el Oporto. Además, el conjunto blanco ha anotado la friolera de 42 goles en lo que llevamos de Liga, a pesar de haberse quedado a cero en los mencionados encuentros ante Racing y Levante. Los excelentes guarismos no se limitan a la Liga, ya que en la Champions los hombres de Mourinho han tenido el mejor arranque en la historia de su historia: cuatro victorias y ningún gol encajado.

Retornando al Campeonato Español, es el Barcelona el que tiene motivos para saberse en inferioridad de condiciones. Su técnico, Pep Guardiola, nunca se ha visto tres puntos por debajo del Real Madrid en la tabla. Además, el rendimiento del cuadro azulgrana como visitante ha bajado muchos enteros, cediendo empates en plazas complicadas, como lo son Anoeta y Mestalla, donde el Real Madrid ha conseguido traerse los tres puntos.

La importancia que desde el comienzo quiso dar Mourinho a toda la plantilla, dejando claro que en el equipo no hay titulares ni suplentes, se ha reflejado en los registros goleadores. Aunque marcar sea una labor en la que sobre todo colaboran tres hombres (Cristiano, Benzema y Gonzalo Higuaín), con el tanto de Sergio Ramos ante el Valencia ya son 14 los hombres de la plantilla blanca que han conseguido anotar en Competición oficial.

Y aunque el calendario antes del clásico del próximo 10 de diciembre sea, en teoría, más asequible para los culés que para los blancos (Zagreb y Atlético en el Barnebéu y Sporting y Ajax fuera), el discurso que llega desde la ciudad condal no hace sino reforzar la confianza madridista. Sin ir más lejos, Cesc Fábregas, uno de los flamantes fichajes de la temporada en el equipo culé, ha confirmado recientemente que en Can Barça son conscientes de que su archirival no cederá ningún punto de aquí al clásico.

Por si este cúmulo de motivos no resultara suficiente, todos los miembros de la plantilla merengue se sienten partícipes de los éxitos conseguidos. José Mourinho no tiene intención de desprenderse de ninguno de sus jugadores en el próximo mercado invernal y así lo demostró en Mestalla, dando entrada a Esteban Granero en la segunda mitad, uno de los jugadores que más especulaciones sobre su futuro ha despertado en los últimos tiempos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información