Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cristiano vuelve a sonreír con la Copa

  • El Real Madrid se impuso cómodamente en el campo de la Ponferradina (0-2). Callejón y Cristiano Ronaldo, autores de los goles. Los de Mourinho dejan casi sentenciado su pase a la próxima ronda copera.
Ponferradina 0-2 Real Madrid
David Jorquera - La Crónica David Jorquera - La Crónica

Cualquier jugador que se ponga la camiseta del Real Madrid a las órdenes de Mourinho sabe que puede jugar mejor o mejor, pero no tiene permitido guardarse nada. La palabra trabajo es la que ha inculcado el portugués en todos y cada uno de sus hombres, ya sean titulares, suplentes o de papel residual y ante el campeón de Europa o un equipo de Segunda B. En ese sentido no hay distinciones de ningún tipo.

El Madrid salió al campo a apaciguar al rival y su lógica ansia por tener sus minutos de gloria. Como el buen torero, los de Mourinho comenzaron moviendo el balón buscando la carrera de su rival con el objetivo de verle con la lengua fuera a la mayor brevedad posible. Guerra de desgaste. Así las cosas, los lógicos impulsos de la Ponferradina se vieron en el arranque, con un par de golpeos lejanos y algún centro al área. Nada de peligro, eso sí, todo intención. De momento, lo esperado por todos.

Sin embargo, la táctica de Mourinho de ir reduciendo la fuerza física de su rival a base de toque y combinación fue haciendo efecto. Cristiano Ronaldo tuvo la primera gran ocasión del partido con un zurdazo que sacó el portero local encimando la jugada del portugués. Luego fue Callejón el que quiso adelantarle el regalo de Reyes al propio Cristiano, pero se pasó de generoso y de fuerza en un envío que olía a gol por los cuatro costados que sólo encontró la publicidad de El Toralín.

Eso sí, Callejón es como el cartero. De los que siempre llama dos veces. La primera ocasión no encontró a nadie en la red, en la segunda sí, el balón. El canterano blanco hizo bueno un servicio de Khedira al área de la Ponferradina con un toque suave y sutil que con la lluvia y sus ganas se coló por la escuadra. Gol de delantero centro total. El que necesitaba el Real Madrid para anestesiar con sus propias manos al rival y demostrarle que no era el día para heroicidades.

Ficha técnica:

Ponferradina 0: Quintana; Sergio, Samuel, Isaías, Carlos Ruiz (Jonatan 75'), Borja, Yuri (Acorán 60'), Doménech (Máyor 60'), Alan, Borja Valle y David Malo

Real Madrid 2: Adán, Marcelo, Albiol, Varane, Altintop, Sahin (Granero 70'), Khedira, Callejón, Kaká (Ramos 70'), Cristiano Ronaldo (Jesé 77') e Higuaín

Goles: 0-1 Callejón (29’), 0-2 Cristiano Ronaldo (73’)

Árbitro:  Iglesias Villanueva. Amonestó a Sergio Rodríguez, Ruíz y Samuel. Expulsó por doble amarilla a Albiol (68')

Estadio: El Toralín (7.300 espectadores)

A la Ponferradina aun le quedaba fiarse del arranque en la segunda mitad para intentar meterle el miedo en el cuerpo al conjunto blanco. Era su última bala, pues el físico antes o después le iba a terminar por abandonar. Y la tuvo. Un centro de Doménech se envenenó tanto que si no se coló en la portería de madridista fue porque el larguero no quiso, ya que Adán sólo podía pensar en recoger el balón de la red. Ahí se salvó el Madrid en la única ocasión de verdadero peligro en todo el partido del equipo local.

Jugando a medio gas, y con futbolistas que tenían que dar un golpe encima de la mesa y no se dejaron ver demasiado como Sahin o Kaká, el Real Madrid llegaba con relativa facilidad al área local. El problema es que en varias ocasiones los de Mourinho quisieron hacer el gol perfecto, con combinaciones y toques hasta la mismísima línea de gol. Hasta que llegó Cristiano Ronaldo. El portugués no podía irse sin marcar, después de jugar casi todo el partido, y lució disparo con la izquierda para finiquitar a la Ponferradina y, de paso, la eliminatoria. Fue un gol apenas celebrado, pero que apaciguará las críticas sobre el delantero. Cristiano no estuvo bien en el clásico, pero no por ello va a dejar de marcar goles de todos los colores. Eso es evidente, y El Toralín puede dar fe de ello.

Con todo a favor, el final de partido fue una fiesta para una afición que no paró de animar a los suyos y que reconoció que el campeón tiene vía libre para pasar esta eliminatoria. Lo del día 20 en el Bernabéu será un bonito trámite para ellos y para los niños que quieran acercarse a Chamartín a ver a su equipo, porque esto está más que sentenciado.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información