El Madrid le brinda a Laso el pase a la final: se sobrepone a todo en un partidazo de Tavares

Pasa a la final tras conseguir el tercer punto en la eliminatoria


Hanga

Hanga




La serie viajó a Vitoria con un 2 a 0 en el marcador que daba un importante colchón a los blancos, pero querían finiquitar las semifinales por la vía rápida. Aunque es cierto que las cabezas iba a costar centrarlas. En el cuadro baskonista, las claves eran claras: meter más intensidad al equipo y que Baldwin estuviera más enchufado, y de inicio parecía claro que habían encontrado la solución.

Pero enfrente está el Madrid, capaz de sobreponerse a todo, y si los problemas en los bases eran pocos, se sumó Heurtel, también lesionado. Pero apareció Hanga, sobre todo en el segundo partido y en este empezó como un tiro, con 2 triples que demuestra que está enchufado. Junto a él, Causeur también muy acertado, marcaron el ritmo, en un inicio con un gran porcentaje de 3, 5 de 8 para irse 14 a 25.

Y si las cosas se complicaban, balones arriba a Tavares, para que el gigante de Cabo Verde la metiese. Para parar al base del Baskonia, Chus Mateo metió en pista a Núñez, que hizo un gran trabajo defensivo, y Poirier también se impuso en la zona, con intimidación atrás y cargando el rebote ofensivo. De hecho, a pesar de que los blancos empeoraron su ataque, aguantaron la renta.

Sin un base claro, con Deck dirigiendo el juego, el balón fue más lento, al Madrid le faltó ideas, el descenso en sus porcentajes y el crecimiento de Fontecchio, con un triplazo y un robo, permitió que se metieran en el partido. Sin embargo, la vuelta de Tavares fue la solución. Incapaces de pararle, empezó a sumar faltas recibidas y puntos desde el tiro libre para irse al descanso 36 a 41.

Un Madrid muy serio volvió de vestuarios, de nuevo en otro tercer cuarto donde dieron un empujón, para abrir brecha. Sobre todo gracias al trabajo defensivo, cerrando bien el rebote y un Edy Tavares que no dejaba de sumar. Tan sólo Baldwin aguantaba el tirón, tratando de mantener a su equipo, que entraba en los 10 últimos minutos 53 a 66.

Cuando el partido parecía sentenciarse para el Madrid, un doble taponazo de Tavares ponía las cosas de cara, pero Granger con 2 triples, uno al filo de la posesión, daba algo de esperanza al Baskonia. Pero entonces apareció Deck. Con rebotes ofensivos y acierto desde la línea de 3, rompió el partido totalmente a falta de 3 minutos para el final.

El marcador final, 77 a 85, permite al Madrid pasar a la gran final. Los blancos tendrán más descanso que su rival, ya que Barcelona y Joventut empatan a 1 en su serie. Partido enorme a Tavares, que sirve para sobreponerse a las lesiones de los bases, y lograr finiquitar la eliminatoria en un partido del que Laso estaría orgulloso.




DEJA TU COMENTARIO