Ir a versión clásica Ir a versión móvil
03 febrero 2017

Las diferencias entre el partido de Copa de Balaídos y el de Liga

  • El choque de este domingo no se parecerá en nada al de hace diez días
Cristiano y Kovacic en el último partido de Balaídos Cristiano y Kovacic en el último partido de Balaídos
Celta de Vigo y Real Madrid empataron la semana pasada a dos goles FOTO: Realmadrid.com
Jaime de Carlos Jaime de Carlos

Celta de Vigo y Real Madrid se volverán a cruzar el próximo domingo (20:45 horas, Movistar Partidazo) en el estadio de Balaídos. El miércoles de la pasada semana los dos equipos jugaron la vuelta de las semifinales de la Copa del Rey y dejaron un empate a dos que supuso la eliminación merengue de la competición. Pero el madridismo tiene razones para pensar que el choque de mañana será una historia completamente distinta...

Y así debería ser por parte de los dos equipos. Eduardo Berizzo ya dejó claro el jueves que su intención es hacer rotaciones en el partido de Liga ante el Real Madrid, ya que el miércoles se jugarán a una carta su clasificación para la final de Copa del Rey en Mendizorroza. En el partido de ida de las semifinales los gallegos no pasaron del empate sin goles ante el Alavés, por lo que el argentino ha reconocido que va a priorizar esta competición frente a la liguera.

Así pues, el técnico presumiblemente pondrá en liza una 'versión B' de su equipo y dará descanso a sus mejores jugadores. Hombres como Aspas, Wass, Tucu Hernández, Mallo o Roncaglia podrían quedarse en el banquillo a diferencia de lo ocurrido hace diez días en la Copa, cuando fueron titulares. Una situación muy diferente a la del Real Madrid, ya que Zidane pondrá en liza a un once incluso más competitivo que el de entonces al contar ya con jugadores que en esa fecha tenía lesionados como James, Varane, Marcelo o Pepe.

Aspecto al que hay que añadir otros también determinantes. Y es que el Real Madrid llega a este partido tras contar con su primera semana completa de descanso en lo que llevamos de año, algo que no puede decir el Celta. A pesar de optar por jugar el domingo con los habituales suplentes no cabe duda de que el equipo celeste llega a esta cita más cansado tanto física como psicológicamente, lo cual el campeón de Europa debería convertir en una ventaja a su favor.

Y finalmente está el factor de empezar el partido 0-0. En la Copa el Real Madrid partió con la desventaja del 1-2 del partido de ida, lo que le añadió presión y ansiedad. Esta vez en juego habrá tres puntos y la contienda comenzará igualada desde el principio, por lo que todos los factores psicológicos externos no tendrán tanta trascendencia. De hecho, ahora el Real Madrid saldrá al campo con el objetivo de mantener - o incluso ampliar - su ventaja sobre el Sevilla, el Barcelona y el Atlético de Madrid, por lo que deberá enfocar el partido de una forma radicalmente distinta.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información