ES NOTICIA Home Reportajes

La radiografía de Álvaro Arbeloa como entrenador: unión, verticalidad y un futuro muy prometedor

Así es el míster de moda de La Fábrica: el banquillo del Santiago Bernabéu no es una opción remota.

Álvaro Arbeloa

Álvaro Arbeloa

Tal vez sea mal momento para hablar de Álvaro Arbeloa como entrenador. Ahora mismo, estoy sentado escribiendo de él después de que se haya quedado sin opciones a ganar un título en la presente temporada.

En una misma semana, quedó eliminado de la Youth League frente al AC Milan y días después perdió el derbi ante el Atlético de Madrid.

Sin embargo, se merece que resaltemos su figura. Estimo, sinceramente, que ahora es cuando más hay que alabar y valorar el trabajo de Álvaro. Voces autorizadas de Valdebebas así lo resaltan y es que se ha ganado a pulso la confianza que se tiene puesta en él. No es para menos.

En la entidad está muy bien valorado. Los que lo ven trabajar a diario están convencidos de que va a tener una buena carrera en los banquillos. Quizás estemos ante el futuro entrenador del primer equipo del Real Madrid. No seré yo quien lo niegue y es que, desde hace unos meses, creo que está destinado a ello. El tiempo dirá si me equivoco o si estoy en lo cierto.

No obstante, no estoy redactando estas líneas para dar a conocer mis creencias o valoraciones acerca del míster del juvenil A. Todo lo contrario. Me estoy tomando mi tiempo en elaborar este reportaje para que los queridos lectores de Defensa Central empiecen a conocer mejor al Arbeloa entrenador. Todos sabemos como es en el campo, pero no tanto en el banquillo. Y sí, os aseguro que merece la pena.

Un año para la eternidad

Los resultados no están saliendo como se esperaba durante esta temporada.Pese a ello, es injusto no acordarse del año histórico que hizo el Juvenil A la campaña pasada. Ganó un triplete inolvidable para La Fábrica. Liga, Copa del Rey y Copa de Campeones. Literalmente, no hubo rival que pusiera en apuros a los chavales. Es una generación única.

Nombres como el de Pol Fortuny, César Palacios, Manuel Ángel, Nico Paz, Gonzalo García, David Jiménez, Jacobo Ramón o Diego Piñeiro fueron claves y Arbeloa consiguió sacarles el máximo rendimiento. Alguno de ellos, como es el caso de Gonzalo, ha debutado con el primer equipo. 

Por si parte,  Nico Paz, se ha estrenado como goleador en el Santiago Bernabéu. En el caso de Jacobo Ramón, ya está yendo convocado con el primer equipo. Carlo Ancelotti está muy atento a todo lo que pasa en las categorías inferiores. También los hay que esperan la llamada del italiano, pero hay que ir poco a poco. 

Precisamente, el míster de Reggiolo ya ha hablado públicamente de este grupo de jugadores: "Los jugadores de 2004 que tenemos son muy buenos y pronto serán útiles en el primer equipo”, dijo el italiano.

No es para menos, debido a que ese juvenil A ‘arrasó’ en España. Lastimosamente se quedó a las puertas de la FinalFour en la Youth League, pero el año fue de sobresaliente. En el grupo 5 de la División de Honor hizo 112 goles a favor, recibió 13 y solo cedió 3 empates. Una auténtica barbaridad. Se llevó el título de liga tras hacer 84 puntos y acabar invicto. La copa del Rey la conquistó después de vencer a la UD Almería e hizo lo propio en la Copa de Campeones ganando al Real Betis. Sublime.

 

 

4-3-3: verticalidad y presión asfixiante

El sistema favorito de Arbeloa es el 4-3-3. Le gusta jugar con dos extremos abiertos para imprimirle velocidad al equipo. En tareas defensivas, sus equipos se caracterizan por realizar una presión asfixiante. Esta es básicamente su filosofía y su estilo de juego. Es un técnico al que no le gusta especular y por esta razón los partidos de sus ‘chavales’ siempre son bonitos de ver. 

Así pues, la verticalidad es una característica que está bastante presente en la metodología del Madrid de Arbeloa. Por ello, no es casualidad las estadísticas que ya mencioné anteriormente.

La unión como premisa básica

El protagonista de este reportaje sabe lo que es estar al otro lado, es decir, en el de los futbolistas. Él jugó y conoce muy bien lo que pueden llegar a sentir sus pupilos en determinadas situaciones. La mejor prueba de esto la tenemos esta temporada con Iker Bravo. 

El delantero catalán está yendo de menos a más a lo largo del presente curso. De hecho, se llegó a pensar que podría estar fuera de la institución por su mal comportamiento sobre el verde. Concretamente, el partido de liga frente al Real Valladolid de la primera vuelta marcó un antes y un después. 

Fue expulsado por segunda vez en la temporada y Arbeloa, que sabía que el departamento de cantera se estaba empezando a cansar de su comportamiento, se reunió con él. A partir de ahí, todo cambió.

Desde ese día ha mejorado considerablemente sus números. Incluso, tras hacerle un doblete al Unión Berlín, allá por el mes de diciembre, le reconoció todo lo que había hecho por él: “Esto es gracias a ti”, le dijo en medio de la celebración de uno de sus goles. Este caso demuestra que Arbeloa gestiona muy bien el grupo. Incluso, cada dos por tres vemos como fomenta la unión y el compromiso por redes sociales con frases dedicadas hacia sus jugadores. Sabe muy bien lo que hacer en todo momento.

 

 

Conoce la casa

Por último, y algo muy importante y que resaltan en la ‘Ciudad Real Madrid’, es que Arbeloa conoce la casa, o sea, sabe muy bien como funciona la entidad y lo que tiene que hacer. Este apartado es algo que gusta mucho, puesto que hasta el momento no ha ocasionado ningún problema extradeportivo. Incluso, ha ayudado a calmar las aguas en las peores situaciones.

Este tipo de entrenadores parece que son los que gustan en Chamartín. Por tanto, os recomiendo no perderle la pista. Está muy bien valorado y es muy factible que siga progresando dentro del club.

De hecho, todas las quinielas lo llevan al filial. Parece que a partir de la próxima temporada puede llegar al Castilla para seguir sumando experiencias y creciendo como entrenador. El banquillo del Santiago Bernabéu lo tiene lejos todavía, pero todos los caminos le llevan a él. Estén atentos.