Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Así fue la charla de Zidane para cambiar la final de Cardiff

  • El entrenador francés cambió el chip de sus jugadores con un discurso que les tocó el orgullo.
Zinedine Zidane, Copa de Europa Zinedine Zidane, Copa de Europa
Zinedine Zidane
Raúl Gutiérrez Raúl Gutiérrez

La Duodécima es ya un hecho para el Real Madrid y gran parte de culpa la tiene Zinedine Zidane. El entrenador francés vio a su equipo ante una empresa muy complicada en Cardiff tras los primeros 45 minutos, y supo dar con la tecla con su discurso en el descanso. Según ABC, tocó el orgullo de los jugadores para que en la segunda mitad éstos arrasaran a la Juve.

"Muchos hablan del cambio táctico de Isco, al situarle escorado a la izquierda para romper por esa banda, como una de las causas de la reacción. Pero la clave de la victoria fue psicológica. El descanso de la final no fue un intermedio para Zidane y sus hombres, fue otro partido de quince minutos para la historia", asegura el diario, que explica detalladamente qué dijo el míster a sus hombres para que el escenario de la final cambiara radicalmente tras una primera mitad en la que se jugó a lo que quisieron los italianos.

"Sólo les dije que por calidad ellos no nos ganaban y que debían demostrar que son mejores. Y después les dije: salid ahí y manteneos con seriedad en el campo", afirmaba Zizou tras la victoria. Sin embargo, el técnico dijo muchas más cosas, a pesar de que tardó varios minutos en tomar la palabra. Zidane esperó a que todos sus hombres estuvieran más tranquilos, a que les bajaran un poco las pulsaciones, y empezó su discurso.

El mensaje de Zinedine Zidane

"El gol de ellos no fue por fútbol, fue solo un remate, no han jugado mejor que nosotros. Estamos muy cerca de conseguir algo muy importante para el club y para nosotros mismos. Sabemos lo que nos jugamos aquí. Hemos marcado primero y tenemos que volver a llevar la iniciativa y hacer pronto otro gol", comenzó Zinedine, secundado por uno de los capitanes: "¡Chicos, lo sabemos, podemos hacer historia, es cosa de nosotros, está en nuestra mano!". "A fútbol no nos ganan. Nosotros somos mejores. Salir ahí y demostrarlo", insistió Zidane. El mensaje fue escueto. Zizou fue jugador y sabía perfectamente lo que necesitaban sus hombres: creérselo. Convencerse de que era posible.

El vestuario está seguro de que sin Zidane no habría sido posible. Por esta razón, los jugadores están tan agradecidos con el francés. Se ha hecho con un hueco en los corazones de la plantilla y ha sembrado la semilla de un equipazo que promete grandes éxitos durante los próximos años. El ciclo no ha hecho más que empezar y lo ha hecho con cinco títulos de siete posibles en año y medio. El año que viene habrá seis más en juego, y Zidane hará lo posible por convencer a los suyos de que pueden ganar absolutamente todo.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información