Campazzo revienta el OAKA y compra el billete a Vitoria...¡¡3-0!!

  • El Real Madrid ganó al Panathinaikos en el OAKA por 82-89 con un excelso Campazzo.
Panathinaikos-Real Madrid Panathinaikos-Real Madrid
Panathinaikos-Real Madrid

El Real Madrid estará en la Final Four de Vitoria y luchará por la Undécima Copa de Europa. Puñetazo sobre la mesa del vigente campeón en Grecia. Campazzo, letal, volvió a ser el mejor del equipo blanco ante Panathinaikos, el máximo anotador con 16 puntos y 29 de valoración, junto a Rudy que metió 16 y también lideró al Madrid en la lucha titánica en el OAKA.

¡Sí, sí, sí, nos vamos a Vitoria! El Real Madrid se planta a una nueva Final Four tras ganar por 82-89 al Panathinaikos en un partido que fue una 'guerrilla. Ir a Grecia nunca es fácil y tras hacer los deberes en el WiZink Center tocaba rematar la faena poniendo el 3-0 en la serie. Comprometidísimos los merengues en pista solventando un partido muy sufrido y que volvió a estar en el filo. El equipo de Laso podrá defender su corona. Campazzo le compró el billete a Vitoria y lucharán por la Undécima Copa de Europa. ¡¡A por ella!!

El OAKA Arena vibró desde el comienzo e hizo sentir miedo a los madridistas en el tercer partido de la serie. El Real Madrid dejó claro que no se amedrantaría por la intensa presión del público del Panathinaikos. Un gorrazo inicial de Randolph empezó a silenciar al conjunto de Atenas. En el primer cuarto siempre fueron a remolque. Randolph, precisamente, y Rudy fueron los máximos anotadores del periodo (6 puntos), pero no se puede pasar por alto el protagonismo de Campazzo con 11 de valoración. 18-23 terminaron los primeros 10’ de partido.

En el segundo cuarto quedó claro que para ganar en Gracia y poner el 3-0 en la serie se tendría que sudar. En campo abierto y con Lojeski en estado pletórico. Con un +9 de ventaja, los de Laso arrollaban a un Panathinaikos, pero rápidamente quedó demostrado que jugar en el OAKA, pese a todo, tiene su enorme dificultad y los blancos lo vivieron en sus carnes. Ese +9 quedó reducido a cenizas con un 16-2 que hizo que los locales se fuesen al descanso con un marcador a favor de 41-36.

Rudy tiraba del carro para tratar de ajustar el partido y empezó el ‘toma y daca’ en el tercer cuarto. Lojeski aparecía mucho menos y en peores zonas de tiro, pero Calathes empezaba a repartir asistencias. A su vez, Rudy se elevaba a los 16 puntos y Taylor a los 10 como máximos anotadores del encuentro. Se ajustó al máximo el partido y terminó con el marcador de 58-58 en el tercer periodo, con ventaja (por momentos) del equipo madridista. Quedaba la parte decisiva y la tensión iba en aumento, incluso con ‘láser’ desde la grada apuntando a los madridistas. (Algo que esperemos que penalice la propia Euroliga ya que es un gesto muy antideportivo del club griego).

La igualdad se reproducía en el último cuarto y el Madrid se metía en el bonus de faltas, a falta de 7 minutos. Campazzo, otra vez, volvía a tirar de galones para que el Madrid mandase a falta de 3 minutos en ese arreón de punto arriba y punto abajo que era el encuentro. Taylor metía un triple que valía su peso en oro 70-75 (a falta de 2:33) y Calathes no la podía devolver. El Panathinaikos entraba también en bonus y se jugaba el partido en la línea de tiro libre. Randolph pegaba un puñetazo sobre la mesa con otro triple para colocar el partido en +6 (72-78)

En los últimos dos minutos se jugaba la ‘guerrilla’ final en la selva de OAKA y el Madrid lo tenía todo a favor para reventar la eliminatoria. 100 segundos le quedaban al partido y a los de Laso para meterse en Vitoria. Campazzo la clavaba desde la capital de España y silenciaba la grada en la cara de Langford. La afición empezaba a desfilar y Campazzo metía al Madrid con un 74-81 valiosísimo. El último cuarto fue un recital del argentino, al son de toda la eliminatoria, pero fue una victorial coral en la que se volvieron a imponer por calidad al rival. El marcador final, entre las caras de drama de los griegos, se elevó hasta el 82-89. Una victoria que hace mucha justicia a lo visto en el parqué ante un rival de altura. El Madrid estará en Vitoria y luchará por la Undécima en la Final Four