El Madrid arrolla al Panathinaikos y estará en los 'playoffs'

  • Los Laso, con Tavares, Campazzo y Thompkins, sentencian a los griegos en el último cuarto (96-78) y estarán en los cuartos de final de la Euroliga
Carroll Carroll
Carroll, en el Real Madrid-Panathinaikos.
Defensa Central Defensa Central

El Real Madrid no levanta el pie del acelerador y este lunes sumó su octava victoria consecutiva, quinta en la Euroliga, esta vez ante el Panathinaikos (96-76) en el WiZink Center en la jornada 26 de la máxima competición continental para dejar atada su presencia en el play-off con ocho triunfos de ventaja sobre el noveno a falta de otras ocho fechas.

No pudo comenzar mejor el partido en Goya. El Madrid, tras recibir una sonora ovación de su afición y del propio rival por la Copa del Rey de Málaga, comenzó como una auténtica apisonadora al ritmo de Campazzo. El base argentino, con dos triples consecutivos y su repertorio habitual de asistencias (6 en el primer cuarto) del que se aprovecharon Tavares -imperial bajo tableros- y Deck, lideró un parcial de 12-0 que puso la renta en +10 (15-5, minuto 5).

A los de Laso les entraba todo. La única mala noticias era que Garuba se cargó de faltas con dos nada más empezar. Enfrente, Rick Pitino frenó la sangría de los suyos (6 pérdidas en el primer cuarto) y el Panathinaikos, muy coral ofensivamente, mantenía, no sin sufrimiento, la renta al final del primer cuarto (27-16).

Nada tuvo que ver el primero con el inicio del segundo. Los helenos redujeron la renta a cinco puntos en un arreón desde la línea de tres con Rautins y Rice a la cabeza y, ‘para más inri’, Mickey se marchó lesionado a los 12 minutos. No tardó en llegar la reacción local.

Duelo de toma y daca constante

El Madrid, con muy buenos minutos de Laprovittola en la dirección, se despegó de nuevo (40-26, minuto 16) con un parcial de 11-2 guiado por Rudy desde el perímetro. Lo devolvieron los griegos con uno de 3-12 bajo el liderazgo en el timón de Calathes y en la ejecución de Papapetrou, pero la irrupción de Carroll, con cinco puntos consecutivos, frenó la rebelión visitante al descanso (48-41).

Laso y Pitino rearmaron a sus equipos en el descanso y los jugadores lo rubricaron en el tercer cuarto, una auténtica guerra sin cuartel. El Madrid se encomendó de nuevo a Campazzo y el poderío sin oposición de Tavares, mientras que el Panathinaikos lo fió todo a Calathes y la anotación de Fredette.

Así, las rentas a favor de los blancos fueron mínimas y los dos bases estrella, el argentino y el heleno, lo dejaron todo abierto de cara al último cuarto. Rudy, con cinco puntos consecutivos en el último minuto, se encargó de que la ventaja madridista se mantuviera firme de cara a los 10 últimos minutos (73-65).

Con todo por decidir, el Madrid no dio ninguna opción al Panathinaikos. Campazzo se hizo más fuerte ante Calathes (lo mareó en una acción antes de meter un triple) y Thompkins dio rienda suelta a un imparable recital de tres minutos con ocho puntos para terminar de romper el partido (83-69, minuto 34).

El conjunto blanco tenía la victoria ‘atada’ y Laprovittola y el canterano Nakic se sumaron a la fiesta, mientras que los de Pitino se descosieron defensivamente y cortocircuitaron ofensivamente con muchas pérdidas y ataques precipitados. Con este triunfo (96-78), los de Laso siguen segundos (20 victorias y 6 derrotas) a dos del Anadolu Efes, una sobre el Barcelona, tres sobre el CSKA y el Maccabi, quinto; y nueve sobre el noveno. El 'play-off' está hecho, pero ahora falta quedar entre los cuatro primeros para tener la ventaja de campo.