Había una vez, un circo... ¡las actuaciones culés más patéticas!

  • El doble piscinazo de 'bolos' de Ciellessen y Busquets en Levante se une a un amplio repertorio de falsedades
Piscinazos culés Piscinazos culés
Piscinazos culés FOTO: DC
Manuel Calero Manuel Calero

El FC Barcelona volvió a demostrar que ganaría un 'Óscar' si se lo propusiese. Un club de teatreros, de manipuladores y de hombres que ejecutan perfectamente la función de fingir. El conjunto culé lo enseñó, nuevamente, en el Ciutat de Valencia.

Les da igual el escenario y la competición. Les da igual que haya VAR o juez de área. El Barça utiliza su ‘ataque’ favorito para ganar partidos y títulos. Lo ha hecho toda la vida y no es nada más que fingir. Fingir es el arte innoble que mayor se maneja en la escuela de teatro del FC Barcelona. Pronto impartirán clases y saldrán nuevos jugadores que lo practiquen. Da igual el futbolista, da igual la categoría, si llevas la camiseta azulgrana sabrás tirarte al suelo y retorcerte en grupo.

Saben tirarse a lo natación sincronizada, ni Ona Carbonell o Gemma Mengual le podrían superar. Eso hicieron en Valencia, Mestalla, tras un presunto ‘botellazo’ que jamás golpeó a los jugadores. Para piscinas las que hacia Neymar en su día, vestido del Barça, o la que hizo Jordi Alba contra el Eibar con la Liga ya perdida. Por el árbitro no sería… Pitó penalti y le faltó poco para dejar al Eibar con uno menos, ante tal actuación magistral del lateral culé.



Eso vale y a veces no vale, se lo pueden decir a Luis Suárez en la remontada contra el PSG. El ‘Aytekinazo’ no les valió de nada a los azulgranas porque en la siguiente ronda quedaron eliminados. También la triple croqueta de Dani Alves, en 2011, tras un lance del juego con Pepe. A eso hay que añadir el tiro al ‘bolo’ que vimos contra el Levante hace escasos días. O el movimiento a lo Psicosis de Busquets contra el Inter de José Mourinho en 2010, ¡como vamos a olvidar tal genialidad!

REPORTAJES - DEFENSA CENTRAL