Cristiano desvela quién es el mejor y los Balones de Oro que merece

  • El luso ha confesado en una entrevista a Good Morning Britain de ITV que para él, él es el “número uno” y que le “encantaría ganar más” Balones de Oro y cree que los merece
Balones de Oro Cristiano Ronaldo Balones de Oro Cristiano Ronaldo
Cristiano y sus cinco Balones de Oro.
Defensa Central Defensa Central

Cristiano Ronaldo ha concedido una entrevista a Good Morning Britain de ITV y ha mostrado su lado más personal más allá del profesional. El delantero de la Juventus ha confesado que para él, él es el “número uno” y que le “encantaría ganar más” Balones de Oro porque cree que los merece. Además, ha reconocido que “Messi está en la historia del fútbol” y que cree que tiene que “tener seis, siete u ocho Balones de Oro para estar por encima de él.

Su historia en el fútbol. "Estoy seguro de que estoy en la historia del fútbol por lo que he hecho y lo que sigo haciendo, pero como uno de los mejores, para mí el número uno, pero para algunos aficionados, si el número uno es otro y yo el segundo, no me importa". (Este es el ‘11’ que va a sacar Zidane en el campo del PSG)

Los récords. "Tengo una obsesión por ganar y trabajo para ello. Los récords son parte de mí. No persigo récords, los récords me persiguen a mí. Soy adicto a ganar y no creo que sea algo malo. A mí me motiva. Si algo no te motiva, debes parar. Al final, los récords llegan de manera natural".

Su rivalidad con Messi. "Messi está en la historia del fútbol, pero creo que tengo que tener seis, siete u ocho Balones de Oro para estar por encima de él. Me encantaría ganar más y creo que lo merezco".

Su gol de chilena a la Juventus. "Tengo 700 goles y este es mi favorito, de lejos. Técnicamente es complicado hacerlo y traté de marcarlo durante muchos años. Nunca vi un gol de chilena así, la forma en la que salté, contra Buffon y la Juventus, en cuartos de la Liga de Campeones, probablemente uno de los mejores goles de siempre en la historia del fútbol".

Su relación con Messi. "No somos amigos, pero hemos compartido este escenario durante 15 años. Sé que él me ha apretado para ser un mejor jugador y que yo he hecho lo mismo con él".

Su rutina diaria. "Estás en casa, comes, te echas una siesta rápida y juego con los niños. Luego, tengo que ir al gimnasio. Aunque sean 30 o 40 minutos. Eso al final marca la diferencia. Se nota. Por eso tengo 34 años y parece que tengo 28".

La admiración de los aficionados. "Es bonito que la gente aprecie mi trabajo. Cuando me dicen que soy el mejor me siento orgulloso. Es verdad que soy bueno, pero lo mejor que tengo es mi mente. Los números no mienten. En los últimos 15 años, mantengo casi siempre el mismo nivel. Lo importante es el esfuerzo, la dedicación, el trabajo duro... El talento solo no llega. Si no te dedicas al 100%, no tendrás el nivel que quieres".

La acusación de violación. "Cuando juegan con tu honestidad, es duro. Recuerdo estar con mi novia en mi casa, viendo las noticias y hablan esto y lo otro sobre Cristiano Ronaldo y escuchar a mis hijos bajar las escaleras... Tuve que cambiar de canal porque me daba vergüenza. Cambié para que no vieran lo mal que hablaban de su padre. Me hizo sentir fatal".

Confía al máximo solo en cuatro personas. "Al cien por cien, sólo confío en cuatro personas. No te digo quien, pero sólo tengo confianza total en esas personas. Es suficiente para mí".

La Nochevieja de 2009. “No puedo salir a sitios públicos. No tengo privacidad. Pero en el año nuevo de 2009 le dije a mi amigo Ricky que quería salir. Era año nuevo y no podíamos quedarnos en casa. Compramos disfraces y nos fuimos a una discoteca vestidos como rockstars en el centro de Madrid. Todo el mundo nos miraba raro, decía 'de dónde salieron estos'. Quedamos en que solo íbamos a hablar en inglés. Pero, en un momento, hablé portugués con Ricky: '¿qué quieres beber?'. La única vez en toda la noche que hablamos portugués y un chico que estaba detrás de mí, se acercó y me dijo: 'Cristiano, sé que eres tú'".

Su reacción. “Y yo pensé que no era posible, no reaccioné y me sentí mal e irritado. Durante la noche, ese chico estuvo diciendo a toda la discoteca: 'Mirad, ese de ahí es Cristiano'. Y yo sentí, como soy un chico alto, que todo el mundo en la discoteca mirando. Estuvimos allí tres horas. Fue de las mejores noches de mi vida".

Anécdota en Lisboa para comer hamburguesas del McDonalds. “"Tenía 12 años y no tenía dinero. Además, vivía con otros jugadores de mi edad de otras partes de Portugal. Fue difícil no tener a mi familia conmigo. Recuerdo que había un McDonalds cerca donde pedíamos las hamburguesas que sobraban y una señora llamada Edna y otras dos chicas siempre nos daban alguna".