El Real Madrid pone en peligro su posibilidad de llegar al Clásico líder

  • El empate frente al Celta permite a los blancos mantener el liderato y debe ganar para tener más puntos que el Barcelona
Real Madrid Real Madrid
Real Madrid - Celta de Vigo
Alejandro Moreno Alejandro Moreno

El Real Madrid afrontaba el encuentro frente al Celta de Vigo con el deber de ganar para seguir manteniendo la condición de líder hasta el Clásico o como mínimo colíder si se producía un pinchazo frente al Levante. El conjunto de Zidane ha salido mentalizado desde el primer minuto buscando una victoria que se ha resistido al final con un resultado de 2-2 y pero que muestra con creces las intenciones de un equipo que sabe competir con todos sus futbolistas.

Zidane enviaba un mensaje con claras intenciones en su encuentro frente al Celta de Vigo. El técnico galo no reservaba a ninguno de sus futbolistas con la novedad de incluir a Eden Hazard en el once tras 81 días después de producirse su lesión. Además incluía a Marcelo en el lateral izquierdo y ponía a Bale tras recuperar sensaciones con el buen encuentro que firmó frente a Osasuna.

El equipo necesitaba ganar para certificar el liderato momentáneo y llegar al Clásico con la seguridad de ir con los mismos puntos que el Barcelona en caso de pinchar frente al Levante, pero con la posibilidad de mantener la ventaja de tres puntos frente al equipo blaugrana. Factor primordial para llegar plenos de confianza y dar un golpe claro sobre la mesa. El resultado prefijado no se había logrado y deberían ganar en el Ciudad de Valencia para lograr ir como líder al Clásico.

El encuentro de hoy ha comenzaba con un Real Madrid dubitativo encajando un gol tempranero cuando tan sólo habían transcurrido siete minutos desde el inicio del encuentro. El equipo fue encontrándose mejor sobre el paso de los minutos y Toni Kroos ponía la igualada tras salir del vestuario. Eden Hazard ponía de su parte en su regreso y forzaba un penalti para que Sergio Ramos pusiera ventaja en el minuto 66 de encuentro. A falta de 5 minutos para el final, Denis Suárez filtraba un pase para que Santi Mina pusiera la igualada en el marcador.

El empate fue un jarro de agua fría para un equipo que luchó hasta el final, especialmente en la segunda mitad remontando el marcador adverso. El equipo pone en peligro sus opciones de llegar como líder al Clásico y debe ganar en el Ciudad de Valencia para asegurarse llegar como líder al encuentro trascendental de la temporada.