ES NOTICIA Home Tertulias

Fouto, sin cueva para esconderse: lo que dijo de Negreira le ‘retrata’ en la final de Copa del Madrid

Se está haciendo especialista en defender lo indefendible, y lo ha vuelto a demostrar

Fouto, Negreira y jugadores

Fouto, Negreira y jugadores

Ramón Casado | 03-05-2023

Cuando faltan pocos días para la final de la Copa, Fouto ha vuelto a quedar retratado con el caso Negreira. Se ha convertido en el mejor defensor culé y lo está pagando.

Desde que estalló el caso Negreira hemos visto como desde Barcelona mantenían silencio. Tan sólo atacaban al Madrid como el responsable, intentando venderse como las víctimas.

Pero han encontrado en Fouto un gran defensor para hacer ese trabajo. Y es que parece que su cometido es ayudar a los azulgranas a toda costa, aunque para ello quede retratado. (Bellingham será el nuevo galáctico)

Le ha vuelto a ocurrir una vez más. Hace semanas, saltó la polémica cuando al Barcelona le avisaron 3 meses antes, el hijo de Negreira se encargó de ello, de quién iba a ser el árbitro en la final de Copa en el año 2017.

Para Fouto eso no era importante, y se atrevió a publicar un mensaje en el que intentaba lavar a toda costa un claro favoritismo de los culés, teniendo información relevante antes de tiempo.

"La final de la Copa del Rey la suele pitar el árbitro que se retira ese año y más si es internacional y no hay ningún equipo de su comunidad implicado. Por eso se sabía 3 meses antes... Es decir, que Negreira Junior tampoco es que fuera un lince" fue su mensaje. Pero como decimos, ha quedado retratado. Y es que, este año la final no la pita Mateu Lahoz a pesar de que se retira. Parece una casualidad si tenemos en cuenta que cumple todo lo que decía Fouto.

Se retira (o le retiran) este año, es valenciano y no tiene nada que ver con Madrid ni Osasuna, y además fue el colegiado elegido por la FIFA para ser el representante español en el último Mundial. (Ancelotti ya tiene sustituto)

Pero a él no le han dado la final de Copa. El defensor del 'Negreirato' vuelve a quedar en ridículo con sus teorías para defender lo indefendible, aunque ya estará buscando una nueva excusa.