Un canastón de Rudy sobre la bocina da la victoria en Grecia

  • El Madrid llegó a ir perdiendo por 19 puntos en la pista de Panathinaikos pero terminó ganando con un canastón del mallorquín.
Rudy Rudy
Rudy
Rubén Gómez Rubén Gómez

El Real Madrid jugaba en Atenas sin el menor interés en el plano deportivo. Los de Laso, ya clasificados como terceros para los play-offs de la Euroliga, se medían a un equipo, el Panathinaikos al que le iba la vida en el envite. Eso sí, un triple sobre la bocina de Rudy le terminó dando el triunfo a los blancos en el OAKA. 

A pesar del 0-3 de salida poco tiempo necesitó el Panathinaikos para demostrar que llevaba sangre inyectada en la mirada. Algo parecido le pasó al Madrid pero en el sentido contrario, jugadores que se dejaban ir, defensas con la mirada y nula intensidad. Se jugaba porque era obligatorio pero poco más (17-6 min.5). De hecho, a la finalización del primer cuarto el Madrid llegó con un resultado que delataba su nulo interés en el encuentro (32-14, min10).

En el segundo cuarto, los de Laso arreglaron una pequeña parte del agujero que tenían. Gracias a Tavares, el mejor de los blancos, con 11 puntos y 10 rebotes al descanso, el Real Madrid se conseguía meter en el partido a pesar de que jugadores como Thompkins, Ayón, Causeur o Randolph estuvieran con valoración negativa. Después de todo lo que había llovido, el Madrid conseguía quedarse ‘solo’ a 12 puntos de su rival al descanso (45-33, min.20).

Tras el paso por los vestuarios, el Madrid pareció haber recobrado energía. De hecho, la salida de los de Laso, con un parcial de 5-11 liderado por Llull, los blancos volvían a meterse de lleno en un partido que parecía muerto en el primer tiempo (50-44, min.23). El equipo blanco igualó la intensidad de los griegos en este periodo y eso le permitió mantenerse a flote e incluso, con una triple sobre la bocina de Yusta, llegar al último cuarto con seis puntos de desventaja (59-53, min.30).

El último cuarto empezó con una imagen más parecida al primero que a la que se había visto en el tercero. Al Madrid volvía a costarle el anotar puntos y eso ayudó a los griegos a estirar un poco su ventaja (67-56, min.34). A pesar de ello, el equipo de Laso no terminó por descomponerse y con más orgullo que baloncesto consiguieron volver al partido para luchar por la victoria (71-67, min.38). De hecho, a pesar de no jugarse nada, el Madrid entró al último minuto del choque con pelota a su favor y solo dos puntos de desventaja (73-71, min.39). Todo estaba en el aire. El ataque final del Madrid no fue el mejor, desde luego, pero el balón le cayó a Rudy que, a falta de 1 décima, tiró de ‘mandarina’ y la acabó metiendo de forma espectacular para sellar una victoria que, aunque clasificatoriamente no vale para mucho, para la moral del grupo y por la forma en la que se logró, fue un subidón (73-74, min.40).

ASÍ HA SIDO EL CANASTÓN DE RUDY QUE DIO LA VICTORIA AL MADRID: