ES NOTICIA Home Madridismo

Sorpresa en Valdebebas: la FIFA le quiere ‘quitar’ al Madrid el nuevo Bernabéu

No entienden la postura del organismo internacional que sería un duro palo para la entidad madridista

Florentino

Florentino

La FIFA ha puesto en el punto de mira en el nuevo Santiago Bernabéu y le puede hacer una gran faena a la entidad merengue ya que se lo quieren quitar durante un tiempo

Uno de los principales atractivos del Real Madrid que ha construido Florentino Pérez en los últimos años es el Santiago Bernabéu. La reforma del estadio blanco contribuirá a hacer más grande al equipo merengue. 

Las novedades incluidas en el ‘nuevo’ Santiago Bernabéu, además de hacerlo el primer estadio del siglo XXI, también han generado mucho debate y unas decisiones que no gustan a todos.

El Real Madrid ya se encuentra en la última fase de las obras del Santiago Bernabéu. El coliseo merengue ya ha estrenado algunos detalles, como la cubierta retráctil que se utilizó en el partido ante el Manchester City sin ir más lejos.

Es sin duda uno de los elementos más espectaculares, pero también lo es el césped retráctil. Esta tecnología, que ya utiliza el Tottenham en su estadio, permitirá albergar numerosos espectáculos. (La UEFA se pronuncia sobre el césped del Bernabéu)

Se trata de una fuente de ingresos que hará del Bernabéu un estadio único, en una gran capital y situado en medio de la ciudad, con una muy buena conexión con trasporte público.

La FIFA se la ‘juega’ al Madrid

El Real Madrid aspira a que el Bernabéu sea sede de los más importantes conciertos, deportes como la UFC o la NFL, y diferentes actividades, pero por supuesto, también de los partidos de fútbol.

Es por ello que es una de las sedes que con casi total seguridad formará parte de las que albergarán partidos del Mundial 2030, de hecho es una de las favoritas para acoger la gran final.

Sin embargo, el Real Madrid se ha encontrado con un problema inesperado. La FIFA quiere contar con el estadio 3 meses antes de que se dispute el partido inaugural, una cantidad de tiempo que los merengues ven excesiva.

Es algo completamente inasumible por el club, especialmente, por los acto que dejaría de acoger más allá del fútbol. Por eso todavía no han firmado los contratos de la FIFA, algo que otros equipos tampoco han hecho.