Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El histerismo llorón se instala definitivamente en el Barcelona

  • Neymar y Freixa, los primeros culés en llorar tras el partido del Villamarín
Neymar pide penalti en el Villamarín Neymar pide penalti en el Villamarín
El delantero ha vuelto a dar la nota con un mensaje en Instagram
El Infiltrado El Infiltrado

Hay que reconocerlo, este domingo el colegiado Alejandro Hernández Hernández no ha estado acertado y ha perjudicado de forma evidente al Barcelona. Sin embargo, no se puede decir que su empate a uno ante el Betis haya sido injusto, porque los sevillanos incluso han merecido ganar el partido. Pero en lugar de reflexionar sobre su pésimo juego, ahora el barcelonismo está aprovechando para llorar de forma patética por los dos puntos que se le han escapado.

¡La que nos espera! La prensa culé ha ganado este domingo razones para alimentar su absurda teoría sobre la conspiración arbitral. Todo por un posible penalti no señalado sobre Neymar, así como un 'gol' fantasma bastante claro que ni el colegiado ni su ayudante han visto dentro de la portería. La repetición de la imagen ha demostrado que el balón ha entrado notoriamente en la portería de Adán cuando el partido ya marchaba con 1-0, por lo que de haberse concedido podría haber cambiado la historia por completo.

Así que ahora el barcelonismo ha hecho acopio de pañuelos. El primero ha sido el ex directivo culé Toni Freixa, quien en su Twitter ha comentado con ironía "los árbitros favorecen a los grandes", para posteriormente hacer una ridícula alusión al pasado: "si con cámaras pasa esto imagináos cuando no las había". Y ha terminado recurriendo a la habitual prepotencia culé para aseverar en catalán "después de lo que ha pasado no tengo ninguna duda: ¡ganaremos esta Liga!".

Sin embargo, la palma de los 'llorones' se la ha llevado Neymar. El brasileño ha desobedecido la orden interna del club de no hablar de los arbitrajes y no ha tardado en dar la nota en Instagram. Tras acabar el partido ha subido las imágenes de su supuesto penalti y del gol fantasma y las ha acompañado de una risa ostentosa y del mensaje "tuvo que ser penalti". Lo que se puede interpretar como una nueva muestra de nerviosismo e histerismo, ya que el vestuario culé está más pendiente de los errores ajenos que de solucionar los propios. Y eso esa una magnífica noticia para el madridismo...
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información