Ir a versión clásica Ir a versión móvil
23 diciembre 2017

Un campeón no puede hacer esto nunca

  • El Real Madrid perdió el Clásico en el Bernabéu por 0-3 ante el Barcelona.
Modric Modric
Modric
David Jorquera David Jorquera

El Real Madrid perdió el Clásico ante el Barcelona en el Bernabéu. Tras una primera parte igualada, con ocasiones de ambos equipos, los blancos firmaron una segunda mitad penosa, sin alma. La Liga se pone prácticamente imposible tras este patinazo. 

Con Mundial...pero sin pasillo

Como ya se había anunciado en los días previos a la disputa del Clásico no hubo pasillo. El Madrid sí le mostró a su gente el trofeo de campeón del mundo mientras el Barcelona miraba desde su rincón, pero sin exponerse a esa fotografía que luego queda para el recuerdo.

La sorpresa de Zidane

El que sí sorprendió de salida fue Zidane. Puso a Kovacic en lugar de Isco, seguramente para darle más músculo a su equipo y para hacerle a Messi lo que ya le había hecho en la Supercopa, frenarle. Con esta apuesta el técnico blanco se guardaba para la segunda mitad al propio Isco, a Asensio y a Bale. Munición total para cambiar un partido en caso de necesidad.

Presión del Real Madrid

La necesidad liguera del Madrid hizo que los blancos salieran a por el partido. Presión muy arriba, con Marcelo y Carvajal achuchando a los laterales del Barcelona. La idea era empezar fuerte para buscar una posible ventaja que no llegó. De hecho, a los dos minutos se le anulaba un gol a Cristiano Ronaldo por fuera de juego. Acertada decisión en este caso.

Bajó el ritmo

Después de ese buen arranque todo se calmó. El Barcelona estaba interesado en bajarle pulsaciones al partido y el Madrid, tras el desgaste del Mundial, viaje incluido, tampoco podía aguantar los 90 minutos con el acelerador a tope de rendimiento. Por eso, hasta la media hora de partido no volvieron a pasarle cosas interesantes al choque.



Keylor Navas se lució

En cuestión de 12 minutos, los transcurridos entre el 30 y el 42, vimos las cuatro ocasiones del primer acto. Fueron dos por equipo. Las dos de los culés tuvieron al mismo protagonista, Paulinho. En la primera, tras una llegada desde atrás, se encontró con un paradón de Keylor Navas mientras que en la segunda su cabezazo en el primer palo volvía a encontrar la misma respuesta, los guantes del portero del Real Madrid.

El palo volvió a toparse con el Madrid

Por parte madridista las ocasiones se las repartieron sus delanteros. Primero fue Cristiano, en una contra, el que remató con la pierna izquierda para encontrarse con otra zurda, en este caso la del portero Ter Stegen, para evitar que el balón se marchara a la red. Todavía más clara fue la opción que tuvo poco después Benzema en un buen remate de cabeza en el primer palo, anticipándose a la zaga culé, pero que se encontraría con el mayor enemigo de esta temporada de los madridistas, el palo. 

El peor inicio de segundo tiempo posible

Si la puesta en escena del primer tiempo había sido buena por parte del Real Madrid lo que sucedió en el inicio del segundo acto fue como estar viendo a otro equipo. Los de Zidane salieron con el rabo entre las piernas, acongojados. Nunca sabremos lo que pasó en el vestuario, pero fue como si de repente al campo hubieran saltado los hermanos de Kovacic, Kroos, Varane o Carvajal. Algo inaudito.

Regalo del Madrid y 0-1

Esa malísima salida en el segundo tiempo fue penalizada de la peor manera, con un gol en contra. La obsesión que Zidane le debió haber transmitido a Kovacic por Messi hizo que el croata le hiciera el verdadero pasillo de la tarde a su compatriota Rakitic. El Barcelona se plantó en el área del Madrid con demasiada facilidad, tanta que Suàrez sólo tuvo que empujar el 0-1.

El Madrid, de mal en peor, 0-2

La imagen del Madrid era horrible. Se perdió el hambre, la ilusión y las ganas como si la Liga no importara, por más que con las declaraciones de jugadores y entrenador se dijera lo contrario. Faltaría más. La jugada del 0-2 fue el mejor ejemplo de lo desconectado que estuvo el cuadro blanco en el segundo tiempo. Navas salvó con un paradón un mano a mano ante Suárez pero todos los rechaces de la jugada acabaron en jugadores del Barcelona. El final de la jugada, el peor. Mano de Carvajal que se tradujo en penalti y expulsión. Messi, desde el punto de penalti puso el 0-2. 

Ocasiones por ambos bandos

Con el Real Madrid grogui y casi sin opciones en el partido y aunque pudiera parecer paradójico, los de Zidane crearon repentinamente varias ocasiones de gol. Jugadas finalizadas por Bale o Sergio Ramos se encontraron con Ter Stegen como muro salvador, al igual que Keylor también salvaba a los blancos con varias paradas magistrales. Fue tal el 'despelote' que hasta Vidal marcó el último gol en las minutos finales. El Madrid perdió el Clásico y deja sus opciones en Liga prácticamente a tiro de un milagro. Menudo bajón.

 

Ficha técnica

Real Madrid 0: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro (Asensio 72’), Modric, Kroos, Kovacic (Bale 71’); Cristiano Ronaldo y Benzema (Nacho 65’).

Barcelona 2: Ter Stegen: Sergi Roberto, Piqué, Vermaelen, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic, Iniesta (Semedo 75’), Paulinho (André Gomes 83’): Messi y Luis Suárez

Goles: 0-1 Suárez (54’), 0-2 Messi (p.63’)

Árbitro: Sánchez Martínez. Amonestó a Vermaelen, Ramos, Busquets

Estadio: Santiago Bernabéu.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información