Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los fans madridistas vivieron una lamentable 'odisea' en Nápoles

  • Los autobuses encargados de desplazar a los hinchas blancos tardaron hora y media en llegar al campo en un trayecto de apenas siete kilómetros
Aficionado Real Madrid Aficionado Real Madrid
Uno de los aficionados del Real Madrid en su odisea para llegar a San Paolo
Carlos Muñoz Carlos Muñoz

El Real Madrid y en concreto sus aficionados, no olvidarán su visita a Nápoles con facilidad. No sólo por ver ganar y pasar a su equipo, sino porque estuvieron muy cerca de no llegar a disfrutar del partido. De forma incomprensible, los autobuses que deberían haberles llevardo al estadio tardaron una hora y media en llegar.

Uno puede pensar que lo ha visto todo en el mundo del fútbol y si se es aficionado aún más. Pues en Nápoles se han superado de tal forma que parece increíble lo que ayer tuvieron que experimentar los aficionados del Real Madrid, los casi 1.400 que se atrevieron a animar a su equipo al infierno de San Paolo.

Y tuvieron la fortuna de poder asistir a animar a su equipo después de lo que pasaron. Todo parecía transcurrir con normalidad al inicio del día del partido. Los aficionados había recogido sus entradas en el punto que el Real Madrid había habilitado en el puerto de Nápoles. Una vez allí, tan sólo había que subirse a unos autobuses lanzadera que les llevaría al estadio. Un trayecto de apenas siete kilómetros para llegar tranquilamente y disfrutar del gran ambiente de Champions que se vivió en el estadio napolitano. Pero aquí entra lo inexplicable de la situación. No se sabe ni como ni por qué, pero esos autobuses comenzaron a alejarse de su destino, cada vez más y más. Llegaron a alejarse tanto que estuvieron por momentos a 40 kilómetros del destino... ¡¡de un trayecto de 7 se pasó a 40!!

Varios de esos aficionados tuvieron que estar de pie y no durante un período corto de tiempo, no. Se estima que alrededor de hora y media tuvieron que dar un rodeo inmenso por Nápoles para llegar a su destino final. Llegó entonces la incertidumbre, la confusión y el miedo en algunos casos, era increíble lo que estaban viviendo y lo peor es que no había respuesta a toda esta locura. Finalmente los aficionados consiguieron llegar a tiempo para ver ganar al Real Madrid tras una jornada que jamás olvidarán, en todos los sentidos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información